scorecardresearch
Rocío Martínez

Mens sana in corpore sano

Rocío Martínez


Quiero ser como Alexia

04/07/2022

Me estoy haciendo mayor. Eso es así. Estoy ya en esa edad en la que miras a los jóvenes y te ves como si fueras de otro planeta. Y qué quieren que les diga, que a mí me gustaba más nuestra juventud ¡bendita adolescencia de los 90! Mucha calle, sí, hasta en el invierno burgalés, nada de móviles (a los que, vale, también los adultos hemos sucumbido), quizás más inocencia y ¡no existía el reggaeton!.  

Pero… sí hay una cosa que envidio de las niñas de ahora, y les aseguro que no es su forma de vestir (¿ven cómo me hago mayor? ??). Es ¡el fútbol! La posibilidad de jugar al fútbol que antes apenas existía.

Ahora cualquier niña puede jugar al fútbol. En Burgos hasta lo pueden hacer ¡en el Burgos! tras esa unión ya total con el Nuestra Señora de Belén. ¡Bravo, blanquinegras!

Celebro el crecimiento exponencial del fútbol femenino en nuestro país, aunque por cierto me horrorice lo de "fútbol femenino". Es fútbol, a secas. Y estoy emocionada con ver a nuestra selección en su cuarta Eurocopa, torneo que abre el telón en Old Trafford y lo cierra en ¡Wembley! Ahí es nada. Como quintas de Europa y séptimas del mundo, tras más de dos años imbatidas, con la Balón de Oro en nuestras filas, ¿por qué no pensar en grande?

Que aún un mundo separa el fútbol femenino del masculino, eso es así. La igualdad, ni está ni se la espera en años, pero se van dando pasos. La UEFA dobla de 8 a 16 millones los premios de la Eurocopa. Lejos de los 371 de los hombres, pero algo es algo. También nuestras internacionales van a cobrar más. ¿Igual que ellos?   En absoluto, pero muchas ya empiezan a poder a vivir del fútbol.

En España ya hemos visto estadios como el Metropolitano o el Camp Nou llenos para ver partidos de Liga o Champions, para esta Eurocopa se han vendido más de medio millón de entradas, más del doble de la de 2017 en Países Bajos. Así que, si volviera a nacer, y fuera hoy joven, a lo mejor bailaría reggaeton, pero seguro querría ser como Alexia Putellas.