Ser o Tener

Esther Alonso


2021

23/07/2020

No sé si a usted le sucede, pero cada vez me descubro con más frecuencia a mí misma huyendo del presente. Se trata de una suerte de ensoñación en la que todo es parecido, pero nada es igual. Algo así como lo que sucedía un día tal como hoy, pero hace un año… No, eso no, más bien lo que podría ocurrir un 23 de julio de 2021, cuando la Organización Mundial de la Salud anuncie, por fin, que la pandemia ha finalizado. 
Lo fío lejos, pero soy de las que voy a esperar al próximo año para la mayoría de las cosas. Eso sí, cuando el virus desaparezca, pienso celebrarlo todo. Ya estoy planeándolo… Entonces, en cada ocasión en que levante mi copa, será para apurarla de un trago, y de San José al Rocío, pasando por San Fermín y San Miguel, no va a haber fiesta en España que deje de lado, aunque sea brindando desde la cocina de mi casa, y echando el resto en San Pedro y San Pablo, cuyo programa del año que viene, en el que en Burgos conmemoraremos también el octavo centenario de la Catedral,  espero que sea de los que recordaremos en lo que queda de siglo.
Pero como no es cuestión de cruzarse de brazos hasta que 2021 llegue con una vacuna bajo el brazo, cuando me pica la nostalgia me entretengo volviendo la vista atrás. Para ello no me hace falta acudir a la hemeroteca, pues a la pasarela de la actualidad han regresado personajes que en otro tiempo fueron héroes de ilustres apellidos como Pujol o Borbón y a los que, a pesar de la mascarilla, se les ha conseguido ver su alma de villanos.  Ambos candidatos a formar parte de la larga y oscura lista de la corrupción que creció de la mano de la libertad sin ira de las españas felipista y aznarista, y cuyos lodos han llegado hasta la España de la Covid-19. 
La humanidad está muy cerca de alcanzar la vacuna que nos libre del último coronavirus. También España está entre los países que trabajan para logra el antídoto y 2021 será testigo de ello. La ciencia avanza más rápido que la conciencia y, lamentablemente, con el remedio de la Covid no vendrá todavía el que nos libre de la codicia. Pero como ahora estoy construyendo el futuro como a mí me da la gana, voy a imaginar que sí, que en 2021. 



Las más vistas