TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Aquel día en Múnich

21/10/2020

En cuanto suena la canción (para rato iba a pensar Händel que su 'musiquita', con respeto, iba a ser tan popular 250 años después) nos invaden mil recuerdos de mil colores distintos: los de euforia máxima, los de vergüenza insoportable y todos los matices intermedios. De todos ellos, aunque cada aficionado tenga los suyos propios, uno de los más extraños y globales se corresponde con una noche relativamente reciente, un 3 de mayo de 2016 en Múnich, exactamente el partido que se disputará esta noche: un Bayern-Atlético. Y la extrañeza radicaba en que, a pesar del 1-0 de la ida (semifinales), sólo uno de cada millón, y no necesariamente 'indio', daba opciones al Atleti.

Una historia intermedia: hace poco descubrí en las profundidades del insondable YouTube vídeos de jugadas de fútbol, editadas de tal manera que la imagen se congela justo cuando el atacante remata a puerta. «¿Gol o No gol?», te preguntan. Y así echas un rato tonto, regalándole al jueguecito un tiempo que podías dedicar a cosas más útiles como, por ejemplo, escuchar a Händel.

Si no viste aquel Bayern-Atlético y te lo ponen en 'modo-juego', congelando la imagen cada vez que un jugador remataba a puerta, terminarías el vídeo pensando que el Bayern ganó aquel día por 9-1. O más. Pero no, el Atlético resistió 25 disparos y ejecutó sólo tres… y el resultado fue de 2-1 y alcanzó aquella final de Milán de épica llegada y dolorosa salida.

Aquel fue el primero de dos días inexplicables con la 'musiquita' de fondo. El segundo, del curso pasado, fue un Liverpool-Atlético: 27 disparos locales, 6 visitantes, 2-3 en Anfield. Dicen que la primera vez es casualidad, la segunda ya no tanto y la tercera empieza a asentar la norma. Si sucede una vez más dejará de sorprendernos, y es algo que, Atleti, no nos podemos permitir.



Las más vistas