APUNTES

Pedro Calvo Hernando

Escritor y periodista


¿Sabe el PP por dónde se anda?

21/10/2020

Leo en Europa Press que el PP insiste en que nunca negociará con el Gobierno la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) mientras esté Iglesias como vicepresidente del Ejecutivo y que el partido de Casado quiere que el Gobierno condene el totalitarismo comunista y lo tenga en cuesta en su política de Memoria. Son afirmaciones que carecen de sentido y que significan que el PP no sabe por dónde se anda o que lo sabe demasiado. Pretender que el actual vicepresidente sea fulminado del Gobierno como condición para negociar lo que sea carece de sentido y de seriedad política y significa que no tiene la intención de negociar ese tema y que trata de imponer su capricho a Sánchez.

Es evidente que lo que quiere el partido de Pablo Casado es o pedir un imposible o colocar al Gobierno ante el reto de ceder ante una exigencia totalmente inceptable, caprichosa e imposible de llevar a cabo. Parece mentira tal pretensión y queda claro que significa ofrecer un imposible y además a sabiendas de que es un imposible que nunca dejará de serlo. Y además quiere decir que en el primer partido de la oposición la intención que está clarísima es que Pablo Iglesias sea cesado de su cargo porque sí, porque es considerado como si fuera el diablo mismo y además sin dar la menor razón seria y con sentido. Estamos ante un juego no solamente inaceptable sino además absurdo y digamos que infantil.

Pero más absurdo e inaceptable todavía es esa exigencia de que el PP "condene el totalitarismo comunista", dando por hecho que sea tal cosa el partido de Iglesias. Es como si alguien afirmara que el PP es el partido totalitario de derechas evocando los tiempos del fascismo y atribuyendo a la actual formación de Casado en la práctica totalidad de los militantes peperos etiqueta tan vieja y degradante. Me da un tanto de vergúenza escribir estas cosas y pido que nadie se dé por señalado si tiene la conciencia tranquila, cosa de la que estoy seguro en la práctica totalidad de los militantes peperos.

No se entiende bien que desde la cumbre del PP se haga esta clase de afirmaciones, sin pensar en lo que pueden herir a los destinatarios de las mismas. Y todo esto sucede cuando en España estamos consternados por la pandemia y sus circunstancias paralelas y cuando tantísimo nos quejamos de las insensateces de tanta gente que disfruta poniendo en peligro la seguridad pública de la gran mayoría de los ciudadanos. Creo seriamente que tantos insensatos deberían recuperar el buen sentido y evitar la propagación de la pandemia, con la que tanto nos jugamos y que asusta la actuación de tantos ciudadanos que no saben lo que se juegan y nos jugamos con su falta de seriedad.

Por último, decir que cuando escribo falta muy poco para que tenga lugar en el Parlamento la moción de censura de Vox, que al parecer será un importante fracaso. También aquí hay tela marinera y lo mejor sería que el partido ultra contase solamente con los votos de sus propios diputados, incluso no de todos, para que pudiéramos respirar con toda tranquilidad. Lo veremos dentro de pocos días y contaremos con los suficientes elementos de juicio para encuadrar un tema también de importancia. Y que nadie ceda a la posible tentación de caer en la trampa, pues eso sería el colmo de la insensatez.

 



Las más vistas