Libre de marca

Samuel Gil Quintana


Prepotencia

21/02/2021

Casi todas las declaraciones de un entrenador se producen en una sala de prensa. Normalmente, antes o después de un partido, en las famosas ruedas que se convocan públicamente ante los medios de comunicación: para que todo el mundo pueda oírlas. Precisamente por eso, porque saben que son muchos los oídos que escuchan, la mayoría de los técnicos aprovechan para destacar las virtudes del rival, cantando a la dificultad del partido en un mensaje de humildad y respeto por el adversario que contribuye a elevar la concentración de sus propios futbolistas.

Lo pone en ese libreto no escrito de toda escuela de entrenadores. Da igual que vayas el primero y juegues contra el último. Ya sea por lo impredecible del fútbol o para huir de la soberbia, el mensaje siempre es el mismo: confianzas, cero. 

Por lo visto, Íñigo Idiakez, entrenador de la Cultural Leonesa, faltó a clase ese día. Mi parte favorita de su rueda de prensa previa al derbi fue cuando dijo que la Cultu venía de empatar en casa contra el Promesas y que eso hablaba muy bien de su equipo. Sobre todo porque el Burgos había ganado a los blanquivioletas cuatro días antes en El Plantío. El resto de la comparecencia se la pasó diciendo que los burgaleses venían de perder 3-0 en Luanco. Lo dijo 10 veces en 15 minutos: un nuevo récord al menosprecio, una estrategia ridícula... o las dos cosas. Estaba tan seguro de que los suyos iban a ganar que lo anunció así, tal cual: "...vamos a ganar seguro".  

Y la vida es tan maravillosa que pasó lo que tenía que pasar. El Burgos ganó 2-1 y el gol de la victoria lo marcó un delantero leonés que la Cultu nunca quiso. El tanto de Claudio Medina, a pase de pecho de un zaguero cazurro, ajustició la prepotencia de Idiakez. La próxima vez, antes de escupir al cielo, quizá se lo piense. 



Las más vistas

Opinión

Las puertas del Purgatorio

"Las puertas de la Catedral en las que trabaja Antonio López me han llevado a 'La Ciudad del Gran Rey' y con ellas no solo he renovado mi amor por la basílica, sino que me han devuelto, también, la capacidad de ilusionarme con un proyecto..."