scorecardresearch
Esther Alonso

Ser o Tener

Esther Alonso


Entropía

21/09/2022

Sostiene la segunda ley de la termodinámica que todos los procesos que ocurren en el universo se realizan de manera que siempre tienden hacia el desorden y el caos y, por tanto, a la entropía, determinando la irreversibilidad de los procesos físicos. Este principio, que dictamina que la energía ni se crea ni se destruye, sino que se transforma, es el mismo que, en términos físicos, explica el envejecimiento de los seres vivos como parte del universo al que pertenecen: nada ni nadie escapa a la entropía, ni una persona ni una estrella.

No obstante, hay quienes deben pensar que ellos sí lo harán. Digo esto por la denuncia a la que hemos asistido por parte de Mariano Turégano García, un octogenario de San Sebastián de los Reyes, que ha tenido que acudir al Pleno de su Ayuntamiento y a los medios de comunicación para poner en evidencia, una vez más, las condiciones indignas que tanto él como otros 140 compañeros padecen en el centro de mayores en el que viven, la residencia y centro de día de Moscatelares.

Y aunque sería injusto considerar que estos centros son todos iguales, porque no es así, lo cierto es que la situación en la que viven su vida miles de ancianos en España precisa de una reflexión política, social y económica, que aborde por qué en uno de los países más desarrollados del mundo, como es este, los derechos de los mayores son cada vez más vulnerados.
Por su honestidad y fidelidad a la realidad, el discurso de Turégano tiene más validez que cualquiera de los que se han ofrecido durante estos últimos años en alguno de los diecisiete parlamentos autonómicos que hay repartidos por el territorio español cuando se ha tratado, por ejemplo, la situación de los mayores durante los meses más duros de la pandemia del SARS-COV-2.

La lección de vida de Turégano debería hacer dimitir a más de un responsable de la Gerencia de Asuntos Sociales de Madrid, pero como no lo hará, desde aquí propongo que junto al derecho de diputados y senadores de adquirir la pensión máxima de jubilación cuando hayan estado dos legislaturas ocupando escaño, se les imponga la obligación de que, en caso de necesitar vivir en un centro de mayores, tuvieran que hacerlo en uno público, quizá así, y solo así, comenzarían a tomarse en serio el segundo principio de la termodinámica.