scorecardresearch
Leticia Ortiz

Plaza Mayor

Leticia Ortiz


Cultura eres tú

13/10/2021

Dieciocho años y 400 euros. La corrección política obliga a defender que con esa edad una se hubiera gastado ese dinero en multitud de libros gordos con muchas letras y pocas fotos de autores que ganan el Nobel sin que nadie les conozca, en películas taiwanesas en versión original, en teatro a poder ser amateur y de ensayo, o en música clásica. Lo lógico de los 18 años ¿no? Pero si una se olvida que esto lo va a leer mucha gente -entre otros, espero, mis padres- y se arranca con la sinceridad por bandera, el cuerpo pide decir que con 18 años, la mayoría hubiéramos intentado revender las entradas del cine o los libros o los discos para irnos de farra con los colegas. Porque a esa edad lo que interesaban eran las fiestas, conocer esa noche excitante y casi prohibida hasta entonces. Hagan la cuenta de los cachis, copas y chupitos que caben en 400 euros y luego me cuentan lo de la peli taiwanesa. No hay color.

En Francia, por ejemplo, el bono joven se ha convertido en la práctica en el bono manga, porque los chavales prefieren los cómics antes que leer a Dostoievski. Sorpresa. Por no hablar de los videojuegos, la otra gran inversión del dinero estatal. Algunos críos franceses se lo han gastado en toros porque, al contrario que aquí, el Gobierno galo cree en la libertad, pero en la de verdad. En esa que permite a los chavales elegir la afición cultural que prefieran, entendiendo, además, que como está recogido en la Ley, los toros son cultura. Iceta, presionado por Yolanda Díaz, dice que no, que en España es Cultura lo que el Gobierno dice que es Cultura. Y los toros no lo son. Olé.

Así que creo que si lo de revender el bono me hubiera salido mal, lo hubiera tenido complicado para gastar el cheque regalo, o cheque intercambio porque el Gobierno lo da a cambio de votos, aunque no lo digan así de claro. Imagino que para Iceta gastar mis 400 euros en entradas de toros, discos de Manolo Escobar o libros de toros me hubiera llevado directamente a la hoguera pública. Por facha claro. Y porque eso no es Cultura. ¿Qué es Cultura, Iceta?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¿Qué es Cultura? ¿Y tú me lo preguntas? Cultura... eres tú.