Plaza Mayor

Juan Ángel Gozalo


Las vías del fracaso y del olvido

22/02/2021

Renfe y Adif, tanto monta, monta tanto, no desaprovechan la crisis sanitaria y de movilidad provocada por la pandemia para apuntillar definitivamente el transporte convencional por ferrocarril, ese con el que el resto de Europa vertebra el territorio conectando poblaciones modestas en tamaño. La estrategia es un AVE que une solo grandes núcleos de población y cuyas vías eliminan el resto convoyes que no tengan esa tecnología y características. La supresión de líneas y de trayectos con obligación de servicio público, vitales en esa España vaciada y despoblada, se viene agudizando en este siglo, dejando cada día más incomunicados territorios y comunidades autónomas. La disculpa sigue siendo la rentabilidad, pero es solo eso, una trampa saducea. No son atractivos porque los horarios, los tiempos y los convoyes... no lo son. Eso ha llevado a que cada vez menos personas utilicen el tren para viajar. Tampoco se ha esmerado en diseñar una red eficiente de mercancías, tampoco de  potenciar los trenes turísticos.  La disculpa de  todo no puede ser la pandemia. Burgos es un ejemplo de estos sistemáticos recortes, de esta salvaje reconversión a golpe de cierres. El Santander-Mediterráneo, el Directo Madrid-Burgos-Aranda o el Valladolid-Ariza . Esos miles de kilómetros de vías verdes -solaz de andarines y domingueros- y de esas estaciones hundidas y vandalizadas es la demostración palmaria del fracaso de la política ferroviaria de España… El ministro Ábalos se ufana de que España es el país con más kilómetros de alta velocidad, pero ahí están, sin embargo, miles de kilómetros de vías oxidadas y carcomidas traviesas que a penas registran tráfico. Solo nos queda el consuelo de que por fin el AVEllegue a la estación de Rosa de Lima en 2022 después de años de espera y promesas incumplidas. La provincia, sin embargo, seguirá casi incomunicada por ferrocarril. 



Las más vistas

Opinión

Las puertas del Purgatorio

"Las puertas de la Catedral en las que trabaja Antonio López me han llevado a 'La Ciudad del Gran Rey' y con ellas no solo he renovado mi amor por la basílica, sino que me han devuelto, también, la capacidad de ilusionarme con un proyecto..."