TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Haaland

29/11/2020

Los cachondos del gran fútbol, porque no pueden tener otro nombre, se van a lanzar a por Haaland como buitres a por la vaca muerta. Ninguno de ellos estuvo atento cuando, a los 17 años, el Molde pagó apenas 100.000 euros al Bryne; ninguno de ellos estuvo allá cuando el Salzburgo pagó 8 millones por el muchacho que acababa de saltar todos los récords anotando 9 goles en un partido del Mundial sub'19; pocos estaban interesados cuando el Dortmund, el mismo 1 de enero de este año que agoniza, pagó 20 millones al Salzburgo…

Ahora, mientras los 'borussiers' duermen tranquilos porque no existen las cláusulas de rescisión (aunque digan que Mino Raiola, su representante, pactó una de 75 'kilos'), porque Michael Zorc -su director deportivo- asegura cosas como «veo a Haaland mucho tiempo con nosotros o porque el valor de mercado del muchacho ha subido hasta los 100 millones según 'Transfermarkt' y la operación podría irse hasta los 150 más un sueldo estratosférico durante cinco o seis campañas (hasta 200-220) según apuntaban medios alemanes… Ahora que sucede todo eso, digo, es cuando esos protagonistas de ese gran fútbol, los clubes-top, muestran interés.

Por un lado, la eterna historia del gigante que llega tarde por no arriesgar, pues el riesgo es algo que no pueden permitirse quienes ganan por obligación. Políticas de fichajes a hechos consumados, o sea, nada de promesas, quiero realidades. Pero por el otro, viendo el rendimiento actual del muchacho, la sencillez con la que marca goles, si yo fuese uno de esos 'cachondos' iría a las oficinas de Zorc, del padre del chico y de cada aficionado del Dortmund si fuese preciso y lo dejaría claro: «Mi oferta siempre será diez millones mejor que la mejor oferta que recibáis». La guerra por quedarse a la 'bestia' supera ya en interés a la de Mbappé. Casi nada.



Las más vistas