Plaza Mayor

Aurora Lázaro


Queremos espacio

16/02/2021

A estas alturas somos conscientes de que la pandemia ha paralizado una parte importante de la actividad económica, afectando enormemente a bastantes sectores, (que no solo a la hostelería): agencias de viajes, autobuses, músicos, actores,  bodegas, etcétera. Con ellos sufren también otras profesiones: técnicos, productoras, distribución, tiendas… Y servicios que ya no se dan.

Pero la imperante necesidad de sobrevivir ha llevado al personal a buscar fórmulas para resistir. ¿Hay que explicar por qué? Una casa que pagar, hijos creciendo, jubilación que se acerca, etc. Unos aceptan lo que salga, a costa de dejar arrinconado su potencial  o habilidades, otros tiran de ahorros, los que pueden se reinventan y el que no consigue ni lo uno ni lo otro aguanta como un ermitaño. 

En Aranda de Duero, por ejemplo, han surgido espacios de emprendimiento colaborativo (o coworking). En noviembre se presentó 3spacio Colaborativo, impulsado por una productora audiovisual local, junto a dos periodistas y una diseñadora gráfica; y ya hay otro en marcha, Wombo, para emprendedores digitales. 

Una vez más es la iniciativa privada la que, discreta pero firmemente, va por delante, mientras lo público se queda olvidado en un cajón o en inversiones perdidas al no desarrollar proyectos anunciados a bombo y platillo. ¿A alguien le suena un tal Espacio Subterráneo?

«Queremos trabajar», reclaman (reclamamos) reiteradamente los que necesitamos salir adelante. Tiene narices. Me pregunto si lo de reinventarse no va también con todos los dirigentes, nacionales y locales, asesores y demás cuadrilla. Si no son capaces de investigar y probar distintas medidas, diseñar o acelerar proyectos, obras públicas, iniciativas, oposiciones… o intentarlo al menos, en lugar de optar por lo fácil: reprimir, restringir, estar parados. Porque contra un virus no se lucha únicamente  metiéndonos todos en casa. 



Las más vistas

Opinión

Las puertas del Purgatorio

"Las puertas de la Catedral en las que trabaja Antonio López me han llevado a 'La Ciudad del Gran Rey' y con ellas no solo he renovado mi amor por la basílica, sino que me han devuelto, también, la capacidad de ilusionarme con un proyecto..."