scorecardresearch
Belén Delgado

Plaza Mayor

Belén Delgado


Desaterriza como puedas

18/10/2021

Greta Thunberg se echaría las manos a la cabeza si visitara el aeródromo de Villafría y viera a un avión despegando. Y no lo digo por la aversión de la lideresa adolescente del ecologismo mundial a los chorros de contaminación que salen de los motores de explosión y que la tienen desde que irrumpió en el campo 'verde' recorriendo el planeta en transportes alternativos. Lo haría en cuanto se enterara de que esa nube la generan aviones casi vacíos y asientos a 560 euros de coste real pagados a escote por las instituciones (o sea, los ciudadanos).
En el caso de Burgos basta mirar un mes cualquiera. Por ejemplo, julio pasado. Resulta que fuimos el único de los cuatro aeropuertos de la comunidad que perdió pasajeros. Pero también, y con mucho, el que más operaciones registró. No hace falta ser piloto para imaginar cómo iba la cabina de pasajeros. Puede que incluso algún comandante le contara por megafonía el plan de vuelo y la temperatura en Barcelona a su copiloto. Y poco más.
Tan vacíos iban que en los estrechos pasillos de estos pájaros de acero también se puede practicar el toreo de salón. Es lo que han venido haciendo las empresas aéreas como Air Nostrum. Firmaban los contratos, les salían las cuentas mientras las instituciones pusieran la pasta y después empezaban a mover horarios para que a la escasa demanda se sumara lo poco atractivo de sus planes de vuelo. La Junta dejó de subvencionar este sinsentido en 2015 pero la cosa viene de mucho más atrás. Hace décadas que el impulso de la raquítica aviación regional se alimentaba de fondos públicos.
Con los aeropuertos pasa como las estaciones del AVE. Que es lo mismo que pasa con los ombligos: todas las ciudades quieren tener uno. Finalmente han tenido que ser la covid y algo de contención ecológica los que han cercenado las alas de la aviación en general. La de aquí ya tenía su propia pandemia antes de que llegara la médica. Los poco más de 300.000 pasajeros anuales entre los cuatro aeropuertos de la región los despachan Madrid o Palma en un par de días.
Espero que no me vituperen mucho los antivallisoletanos. Pero su aeropuerto es el más céntrico y mejor dotado de la región. Nos habría salido mejor y más barato que nos pagaran una limusina privada desde nuestra casa hasta Villanubla cada vez que voláramos. Como las estrellas de cine.