scorecardresearch
Ignacio Camarero

Dibujos de Ciudad

Ignacio Camarero


Ustedes y yo...

18/10/2021

La sociedad que aborta uno de cada cinco embarazos ve con buenos ojos el encarcelamiento de quien defiende la vida de los no nacidos. Lo diré al revés. La sociedad que encarcela a quien defiende la vida de los no nacidos ve con buenos ojos el aborto. Es un ejemplo. La nueva casta política ha hecho de la propiedad conmutativa una de sus obsesiones.  Cada ley que aprueba el pleno del Congreso de Madrid, dicen, está a la altura de nuestra sociedad. La señora Belarra, doña Ione, extrañamente psicóloga, es toda una prueba de ello. Por algo es ministra de Derechos Sociales y Agenda Dos Mil Treinta. ¡Abandono cero...! ¡Sacrificio cero...! ¡Decomiso preventivo en los casos de violencia de género...! ¡Necesitamos un paraguas normativo estatal...! ¡Implementaremos medidas integrales! Y mi favorita: ¡No somos ingenuas...!  Como ignorando que es sinónimo de tontas. La secretaria general de Podemos presentaba hace unos días la nueva ley de Derechos Animales. Todo un alarde de la dialéctica erótica podemística. Veinticuatro prohibiciones de nuevo cuño. Diez obligaciones. Y, las treinta y cuatro, dirigidas a un colectivo ciudadano que no obtendrá ningún beneficio a cambio. El mismo texto, eso sí, se encargará de fundar hasta diez nuevas parafarmacias, por supuesto que lucrativas, y a costa del costillar tributario medio. Todo un sueño. La nueva casta política podrá, por fin, vivir de sus animales de compañía. Y yo, no me resistiré a jalear sus tapaderas: ¡Comité Científico y Técnico....! ¡Comisión Territorial de Protección...!. ¡Consejo Estatal de Protección...! ¡Observatorio Estatal contra el Maltrato...! ¡Sistema Estatal de Registros...! ¡Registro Nacional de Inhabilitaciones para la Tenencia...! ¡Inventario Nacional de Protección...! ¡Fondo para la Protección...! ¡Y Plan Nacional de Protección...! A cambio de todo este despliegue, no se verán ratones en las tiendas de mascotas, y habrá diplomas oficiales que acrediten a sus propietarios en el traslado sostenible de cada mierda caliente de perro hasta una bolsa de plástico. Las leyes quedarán a la altura de la sociedad. Los individuos animales, a la de las personas humanas. Y las personas animales, pura propiedad conmutativa, a la de ustedes y yo.

ARCHIVADO EN: Leyes, Política, Aborto