scorecardresearch
 Juan Manuel Pérez

Plaza Mayor

Juan Manuel Pérez


Comisionistas

24/04/2022

Ellos prefieren que los llamemos facilitadores o intermediarios, que resulta más fino y menos comprometedor. En el fondo son más viejos que el hilo negro. Han existido toda la vida. Siempre se han enriquecido a costa del trabajo de los demás. El sudor que lo pongan otros, ellos solo están para alargar el cazo. Gracias a su encanto y sus contactos han logrado amasar fortunas de la noche a la mañana. Con un par de llamadas de teléfono. No necesitan más infraestructura. Son los dignos herederos de la cultura del pelotazo. De los que siempre merodean el poder y saber cómo aprovecharse del mismo. Los iconos de los comisionistas 4.0 son dos tipos con muy buena facha. Luis Medina y Gerard Piqué, Geri para su amigo Rubi. Guapos, famosos, con pasta... pero, ¿por qué conformarse con ser millonario si se puede ser multimillonario por tu cara -jeta- bonita? 

Los dos se aprovecharon de las 'ventanas de oportunidad' que les han abierto la pandemia y los petrodólares. Lo del aristócrata es peor, por aprovecharse de las desgracias ajenas para multiplicar su patrimonio y engañar a las administraciones en un momento de máxima alarma. En esos días en los que otros, estos sí empresarios, no comisionistas, pusieron su agenda y contactos a disposición de las autoridades sanitarias para traer a España mascarillas, guantes y demás material de protección contra la covid. Lo del central del Barça es más morboso. El escándalo parte de unas escuchas ilegales que están dejando sus valors a la altura del betún. Tanto presumir y tanto dar lecciones a la central lechera para terminar pidiendo favores al emérito. Piqué no es el único futbolista de élite que ha visto en los regímenes árabes un lugar ideal para prosperar con sus negocios y chanchullos. Allí nadie pide explicaciones por el reparto del dinero y de las coimas, no vaya a ser que se moleste el jeque.