scorecardresearch
Alfredo Scalisi

Alfredo Scalisi


La necesaria proporción

25/06/2021

El otro día hizo un año que murió mi padre. Aquellas frases que en aquel momento me llenaban de valentía y fortaleza, ya saben, esas de «le llegó la hora y nada más», «nadie es eterno», «así es la vida y no hay que darle más vueltas»… se han diluido como un azucarillo. Ahora son del tipo «yo lo que quiero es volver a verte», «no es justo que te hayas ido»… Porque lo que no puedo soportar es su ausencia o el que ya no podré estar nunca más a su lado. Esa ausencia me hace mucho daño y en más de una ocasión me he sorprendido con los ojos llorosos. Pero la razón, afortunadamente, es más fuerte que la pasión y los que no han pensado esto han acabado mal. Hay que ser muy fuerte para caminar por esta vida, y digo ‘muy’ porque a veces seres débiles consiguen una capacidad de luchar más poderosa de lo que nunca hubieran llegado a creer. 
Es raro mezclar sentimientos como estos con las vacaciones que voy a pasar con mi mujer y mi niña en unos días. Pero así es la vida: agria y dulce a la vez. Cuanto mejor sepamos manejar esta proporción mejor navegaremos por aguas turbulentas. Mi padre irá siempre conmigo y el amor familiar también. Todo necesita su proporción y se puede cocinar para que estando a menudo en su punto la existencia nos dé treguas y buenos momentos ante hechos tan duros de tener que asumir que solo destilan amargura. Esta sí que es una comida sana. 
Que el sol y el mar con los que disfruté tanto con él me lo recuerden así, corriendo los dos por la playa jugando con dos palas y una pelota entre risas y alegría que ya son eternas envueltas en un technicolor azul y amarillo.