Plaza Mayor

Juan Ángel Gozalo


Gripes y vacunas

09/11/2020

Con la que está cayendo y con un coronavirus campando a sus anchas por la región, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, y la cúpula de su departamento tienen ocupaciones más graves, sin duda, que preocuparse de si hay o no vacunas suficientes contra la gripe en uno y otro centro de salud de Burgos o de Quintanamanvirgo. Les adelanto que no las hay y las que están llegando lo hacen a cuentagotas. La explicación oficial es que los laboratorios no dan abasto y me lo creo, pero me da que, de nuevo, se ha llegado tarde. Han puesto en marcha la campaña con gran alarde de cartelería y anuncios, aplicaciones y demás parafernalia llamando a la vacunación de los grupos de riesgo, pero de nuevo no se hizo en tiempo y forma el acopio de las dosis necesarias. Qué pasa, pues que crece el cabreo de pacientes y de los profesionales, que tienen que dar la cara y aguantar mecha. Son los que pagan la improvisación e imprevisión de los gestores de la sanidad pública. ¿Cómo es posible que sabiendo que en otoño todos los años toca vacunación masiva no se han proveído de las vacunas necesarias hace meses y más este año, con una pandemia de coronavirus de por medio...? 
No debería publicitarse con tanta alegría una vacunación preventiva y masiva contra la gripe cuando no hay garantía de suministro regular y suficiente para centros de salud y consultorios. No es de extrañar, que cunda una vez más el desconcierto, la incertidumbre y el malestar. Y en este caldo de cultivo surge la pregunta… ¿Si esto ocurre con las vacunas antigripales, qué no pasará con esas contra la covid que ha prometido alegremente el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para dentro de seis meses? Un poco de seriedad y sobre todo eficiencia, por favor. No se puede tomar el pelo y abusar de la paciencia de ciudadanos y sanitarios. Con la salud, señores políticos, no se juega.



Las más vistas