Diez Mil Preguntas

Salvador de Foronda


Algo ha fallado

07/01/2021

Me hubiese gustado que, en la alocución de final de año, el presidente del Gobierno, además de exponer lo que él cree que se ha hecho bien, hubiese expuesto lo que ha fallado. Esto se denomina humildad, principio básico de nuestras vidas y que debe ser nuestro contacto con la realidad. Pero su ego personal se lo impidió. Fue ambicioso, sin tener en cuenta que quien no asume la realidad de un año de vida es incapaz de comprender su esencia. Su discurso estuvo falto de sensibilidad. Como dijo Margaret MacMillan, «la humildad es una de las lecciones más útiles que el pasado puede dar al presente».
No se puede obviar en un discurso a 70.000 personas fallecidas por no reconocer como víctimas del virus a muchas que realmente lo eran. Me duele ver en televisión a familias enteras, con niños, esperando recibir alimentos. No entiendo cómo somos el país, en proporción, con más sanitarios contagiados. Veo tristeza en empresarios y autónomos que forman parte de esas 90.000 empresas que han cerrado o van a cerrar. Se cometieron errores y se reaccionó tarde al autorizar y promocionar, por motivos partidistas, una manifestación el 8 de marzo. La resolución de los problemas de abastecimiento logístico no ha sido la que demandaría cualquier país avanzado con un mando único, fue arbitrario y desentendido. El fraude en los respiradores que nunca llegaron o el gel que no servía y se pagaron... Algo ha fallado.
Se dejó vacío y sin sentido de estado al parlamento para control al gobierno, un ejecutivo incapaz de tomar decisiones que afectasen por igual a todas las comunidades autónomas. Ha habido pactos con partidos independentistas y nacionalistas sobre determinadas actuaciones que afectan a la sensibilidad y a la unidad de este país. Se da viabilidad a decisiones de indultos para alcanzar y mantener cotas de poder a pesar de sus amenazas reincidentes. La falta de sensibilidad, en un año de muertes, termina con la Ley de Eutanasia. Se ataca y no se defiende a la Monarquía en la figura de Felipe VI como forma de Estado y se aprueban una Ley de Educación sin escuchar la libertad de los padres. Se echa de España y de la Zarzuela al Rey emérito antes que a los okupas y no se logra renovar el Consejo General del Poder Judicial. Algo ha fallado. Cuando los hechos cambian, la realidad y las urnas no, ¿algo ha fallado?, hay opinión y no será de expertos.