Punto Nemo

Rodrigo Burgos


Con un ojo en el desierto

12/01/2021

La primera mujer española de la historia en ganar una etapa del Rally Dakar es burgalesa. Ese el titular con el que arranco la primera columna del año 2021. Les puedo asegurar que cada vez me cuesta más cumplir con mi propósito de escribir solamente sobre noticias positivas, que generen buen rollo, nos hagan venirnos arriba y sentirnos mejor. Acabamos de despedir con una patada en el trasero al aciago 2020, y el cambio de página en el calendario afanaba en el pensamiento general una sola palabra: esperanza. Es una fe terapéutica porque todo amaine pronto, porque veamos fin a esta pandemia feroz que lacera salud, economía y sociedad sin miramientos. Pero los primeros días demuestran que la virtud de Job tendrá que seguir primando entre el colectivo de manera crónica. En apenas diez días de año, hemos asistido a un cobarde golpe de estado en la (supuesta) primera democracia del mundo que nos ha puesto los pelos de punta; hemos provocado solitos, en nuestro ahínco por salvar las fiestas navideñas a toda costa, una tercera ola de contagios que va cogiendo dimensiones de tsunami. Si le sumamos el colapso meteorológico por nieve en casi toda la península, y la, de nuevo demostrada, ineficacia gubernamental, esta vez planificando la administración de la tan ansiada vacuna, podemos decir que el arranque del veintiuno no está siendo para tirar cohetes. 

Con este panorama, entenderán que ponga un ojo en el desierto y busque noticias bonitas en Arabia Saudí. Porque allí, Cristina Gutiérrez ha hecho leyenda al ser la primera española en ganar una etapa en el rally más prestigioso del mundo, y la segunda mujer en lograrlo en todos los años de esta carrera. Historia para las mujeres, historia para el motor español e historia para el deporte burgalés, desde el volante de una paisana que demuestra su esfuerzo y talento con cada cambio de marcha. Un gran hito, a pesar de la avería y el abandono. La primera buena noticia para arrancar el año y hacernos sentir orgullosos. ¡Vamos a por más!