scorecardresearch
Roberto Peral

Habas Contadas

Roberto Peral


Agua turbia

12/10/2021

El gol anotado por el Alcorcón en el último empujón del partido dejó el domingo al Burgos CF con un palmo de narices, y la hinchada regresó de Madrid más bien mohína y un tanto decepcionada. No les consolará que alguien les recuerde que el deporte es campo especialmente abonado para la decepción, ese sentimiento de tristeza que nos invade cuando las expectativas se frustran, los planes salen mal o las personas nos decepcionan: acuérdense los aficionados más jóvenes de las esperanzas despertadas por la selección de Lopetegui en el último campeonato mundial de fútbol, recuerden los millenials el rutilante fichaje de Nicolás Anelka por el Real Madrid y rebusquen en su memoria quienes ya nunca cumplirán cincuenta años el estrepitoso fracaso del Barcelona ante el Steaua de Bucarest en la Copa de Europa. 

Pero hay muchos otros aspectos de la vida, bien alejados de la competición deportiva, que nos pueden provocar igualmente experiencias decepcionantes. Uno, sin ir más lejos, se ha sentido muy desilusionado por el aspirante a director técnico de Aguas de Burgos, quien, después de superar brillantemente la primera prueba del proceso de selección (con una nota de más de un 8, en tanto los otros catorce concurrentes, todos profesionales de prestigio, no pasaron del 4 y fueron consecuentemente descalificados), ha naufragado en toda la línea en el segundo ejercicio y también se ha tenido que despedir del puesto. A lo peor es que no se había preparado todos los temas con el mismo afán concienzudo, o que se quedó en blanco, o que el examen resultaba exigente en exceso; pero el caso es que el curioso caso del opositor que transita del éxito de campanillas al fiasco más calamitoso en apenas unos días no ha hecho sino engordar las sospechas de fraude en torno a una prueba que ha movido a dimitir a varios de los técnicos que habían de evaluarla (entre ellos el asesor jurídico del Ayuntamiento).

El que nunca decepciona es el propio servicio burgalés de aguas, que nos está brindando una apasionante novela negra por entregas, desde la hoguera en la que alguien decidió destruir un buen número de documentos hasta un proceso de selección de su número 2 tan oscuro como escandaloso. Por algo dicen que nuestra agua no se puede comparar con ninguna otra de España.

ARCHIVADO EN: Burgos, Aguas de Burgos