Plaza Mayor

Belén Delgado


Villalar da positivo en covid

26/04/2021

Tenía que ser el Villalar más comunero. 500 años, aunque sean de una derrota, no se cumplen todos los siglos. Pero, igual que se usa el A.C. (antes de Cristo) para datar fechas históricas, vamos a tener que empezar a usarla también con la pandemia. Medio milenio a.c. (antes de la covid). Dejando de lado las imponderables estrecheces de la vida social en estos tiempos, en Castilla y León la fiesta se parece cada vez a la sarcástica definición que dio tiempo atrás una de las más altas autoridades regionales: «más que el día de la Comunidad, y de San Jorge, parece el día de San Ikea». A pesar de la falta de cariño al hecho regional, no le faltaba razón. Aunque también está sometido a límites de aforo, el almacén que la multinacional sueca tiene en las afueras de Valladolid recibió este 23 de abril infinitas más visitas que las campas de la ‘zona cero’ comunera.
Si salimos al resto de la península y le preguntamos a la gente qué le sugiere el 23 de abril, escucharemos cuarto y mitad del San Jordi catalán, ya saben una rosa y un libro. Otro cuarto y mitad de Premio Cervantes como Día de las Letras que es. Y, tal vez, algún espabilado se acuerde también de que los aragoneses celebran su San Jorge. 
¿La fiesta de Castilla y León? No hay mas que ver algún telediario de cualquier cadena nacional para darnos cuenta de que no nos merecemos ni 30 segundos de su escaleta informativa. Ni cuando se juntaban 20.000 personas en las eras de Villalar, ni ahora que apenas acudieron unos pocos cientos que se iban turnando en el homenaje floral al Monolito de los tres cabecillas: Padilla, Bravo y Maldonado. Por no hacer ademán, ni las propias autoridades. El presidente de las Cortes y el de la Junta fueron capaces de organizarse una ‘tourné’ por el paisaje después de la batalla (Torrelobatón, Marzales, Villalar) y llegar a la única calle ancha de éste último esquivando al resto de representantes de la vida social, política y cultural allí presentes. Son los mismos que han hecho lo posible por desmontar la Fundación Villalar, aunque luego hablen del «movimiento que trajo la libertad tras la Edad Media». En una comunidad tan extensa y difícil de abrazar como la nuestra, ahí parece haber un lugar desde el que hacer palpitar un sentimiento común. Aunque parece condenado a una neumonía d.c. (después de la covid).



Las más vistas