Alfredo Scalisi


Una ventana al cine de autor

26/04/2021

Todavía recuerdo aquellas banderas de diferentes países en los cines, unas veces en el Goya y en el Consulado, otras en el Avenida o en el Gran Teatro, anunciando el ENINCI (Encuentro Internacional de Cine). Para un chaval de Burgos al que le encantaba el Séptimo Arte, aquello era una ventana a las películas de más actualidad que salían en el ABC, o en la sección de Diario Burgos de José Luis Saiz, o en los programas de la televisión de Manuel Martín Ferrand dedicados a repasar las películas triunfadoras en los mejores festivales… Él no tenía edad todavía para entrar a ver esas proyecciones ni tampoco dinero porque las entradas eran muy caras. Pero se ponía a la cola con toda esa gente mayor y pedía un programa del festival con todas las películas, fotos y sinopsis que la taquillera le daba con indiferencia. Ese sería material de colección. No había visto ninguna de esas películas, pero sabía que eran diferentes, que trataban de temas distintos a los que él solía ver en los ‘otros’ cines. No había tiros, luchas, buenos y malos -que, por cierto, estas también le encantaban-, pero aquí, en las fotos, en las carteleras, había gente riendo, llorando; había caras que se veían desde muy cerca, como si pudieras casi tocarlas, o desde muy lejos, como si la distancia les hubiera borrado el rostro. Era cine, sí, pero no como el otro. Aquí parecía que la vida se dibujaba en la pantalla y nos sobrecogía a todos. Todos estos sueños no hubieran ni existido sin la labor y el empeño de José Manuel Payno y cuatro valientes que lucharon y pelearon para que una ciudad como Burgos, desolada culturalmente en aquellos años 60 y 70, llenara de buen cine y de buenos coloquios sus salas de proyección. Enhorabuena a los responsables del Museo de la Evolución por este homenaje a un festival que abarcó 34 ediciones y que atrajo a actores, actrices, escritores y directores famosos.



Las más vistas