scorecardresearch
Salvador de Foronda

Diez Mil Preguntas

Salvador de Foronda


Nucleares

15/09/2022

No escribo sobre el 36, sino de la memoria histórica del 80, la que omitimos en el desarrollo de las centrales nucleares. Este preámbulo nos debe de introducir en un debate donde Sánchez recoge los frutos de su incompetencia y de su demagogia. Al fin y al cabo, es el heredero de la estupidez de un país que, deficitario en energía asumió el chantaje de ETA. Solo hay que recordar los años 80 donde los ingenieros José María Ryan y Ángel Pascual fueron asesinados cuando trabajaban en la construcción de la Central de Lemóniz, sin que sus autores hayan sido juzgados todavía.

La reacción de Felipe González a esa presión fue la paralización de la Central de Lemóniz I y II pero además se hizo lo mismo con Valdecaballeros I y II y Trillo I, todo esto en el año 84. Agazapados y huidos ante la barbarie que se había generado en el País Vasco, la única alternativa era adquirir cierta cantidad de energía nuclear que producía Francia y que tan necesaria era para nuestro país.

Fuimos conscientes que nuestra dependencia se tenía que limitar, puesto que los costes de producción empresariales eran muy elevados. La solución fue tratar con Argelia para aumentar la compra de gas y poder generar una cantidad de energía eléctrica que nos hiciese ser menos dependientes de las nucleares. Y eso a pesar de ser conscientes de las tensiones geopolíticas entre Argelia y Marruecos y que llegarían a darnos problemas en un futuro. 

Careciendo de un mix energético a futuro se debe de comenzar por alargar la vida de las centrales nucleares en operación, hasta situarlas al nivel de los EEUU, donde se ha ampliado la duración de 60 a 80 años. 

Piensen que la suma de emisión de CO2, sin energía nuclear, ni centrales de carbón, ni gas natural, las nucleares suponen, hoy por hoy, la única oportunidad de librarse de la dependencia energética. Los nuevos modelos de centrales nucleares han evolucionado tanto, que prácticamente detienen sola la reacción en cadena si se produce algún fallo en los circuitos de refrigeración. Si no lo ven, desarrollen la energía hidroeléctrica -construyendo más pantanos- que unido a más energía eólica y más fotovoltaica, sean parte de la solución. 

Y si siguen verdes de ideas saquen a los santos en procesión para que escuchen nuestras plegarias y nos manden más viento más agua y a ustedes que les iluminen con más luces y a un precio competitivo.