Diez Mil Preguntas

Salvador de Foronda


¿Liderazgo político?

21/01/2021

Quizás una de las preguntas que planean por esta España de pandemias y de nevadas es, ¿por qué a los hombres incompetentes les resulta tan fácil llegar a ser líderes? Y por el contrario, ¿por qué es tan difícil que avancen las personas competentes, especialmente si son mujeres? Lo importante es reflexionar, puesto que para saber qué sabemos y saber qué no sabemos hay que tener cierto conocimiento sobre aquello a lo que nadie da importancia cuando introduce un voto en una urna.

Estamos en una sociedad que recompensa a los hombres por su incompetencia, mientras que penaliza a las mujeres por su competencia. Esto hace que tanto en la política como en los negocios haya un excedente de hombres incompetentes, lo cual reduce las oportunidades de gente competente (ya sean mujeres o hombres). Con todo esto, aquellos dirigentes que están al frente de los partidos políticos actuales ¿cumplen con estos cánones de liderazgo político? ¿Tienen en su haber la conciencia de saber que se dirigen equipos y personas desde el reconocimiento, desde la aceptación de ideas y propuestas políticas por parte de los compañeros de viaje? Como dicen los franceses, comme ci comme ça.

Los partidos políticos se pierden demasiado en jerarquías de gobierno obsoletas y burocráticas pensadas en el gobierno vertical, donde las órdenes vienen desde arriba y con un carácter autoritario, en muchas ocasiones preocupante. Por eso un líder moderno, política actual, debe ser sinónimo de aceptar ayudas e ideas para mejorar las actitudes y las aptitudes del candidato a cualquier proceso electoral o a quienes dirigen personas en los partidos y organizaciones políticas.

Y para ser creíble, lo primero que se debe hacer es poner en orden sus propios valores, los principios por los que ha decidido regir su vida basados en sentimientos sobre lo que dice y piensa para poder tomar decisiones y actuar.

Con lo cual, para ganar elecciones se requiere de combinar muchos apartados, de tener un mejor producto político que tus adversarios, incluso me atrevería a decir que también se necesita valentía. Pero en una campaña política, si hay algo realmente necesario es contar con un verdadero líder capaz de generar y trasmitir credibilidad y consensos y a esto se llega con honradez, ética, reputación, coherencia, preparación, autoridad y rodeado de los más preparados.



Las más vistas