scorecardresearch
Fernando González Urbaneja

Cartas desde 44 leguas

Fernando González Urbaneja


Y tras el VIII Centenario ¿qué?

23/08/2021

Cumplidos los 800 años desde la primera piedra de la Catedral y celebrado el centenario con éxito, a pesar de las dificultades que impone la pandemia, toca hacerse la pregunta: ¿y ahora qué? Porque la conmemoración fracasaría si una vez consumado el plazo previsto se diera por concluido y alcanzado el objetivo de ‘poner en valor’ la Catedral y la ciudad que la alberga y cuida. 
Lo que ha quedado acreditado con este ‘800 aniversario’ es que con previsión y cooperación se pueden abordar proyectos que merezcan la pena, que dejen huella y que mejoren lo anterior. Aun sin las nuevas puertas de Antonio López la Catedral de 2021 es mucho más valiosa que la de antes: las mejoras, las limpiezas… en resumen, el valor de la Catedral como espacio vivo, como escenario cultural y social, ha ganado muchos enteros. Y así debe continuar en el futuro, la Catedral como polo de atracción y valoración de la ciudad. No solo un espacio de culto religioso, que también, sino como testimonio de cultura y cooperación. 
Lo conseguido nos apela a nuevos objetivos para meritar Burgos y atraer visitantes y oportunidades; para ganar futuro. Es evidente que el complejo Atapuerca discurre con acierto y que junto a la Catedral da carácter a la ciudad. Mantener el nivel, elevarlo forma parte de los deberes inmediatos. Hay estructura para ello y personas capaces para consolidar estos activos. 
Hay otros potenciales a los que merece la pena prestar atención y dedicación. Entre ellos la figura del Cid y la emergencia del reino de Castilla. También el Camino de Santiago que tiene en Burgos uno de sus pilares necesarios que merece un relato más efectivo y brillante que el que hoy se ofrece. Desde luego que la lengua, el castellano, quizá el mayor activo cultural e histórico de España supone una asignatura pendiente para la sociedad burgalesa. Necesitamos un proyecto ambicioso, imaginativo, con cooperación pública y privada para poner en valor la contribución burgalesa al idioma. Del VIII Centenario hay que aprender para abordar nuevos proyectos con posibilidades, para detectar las oportunidades.