Plaza Mayor

Martín Serrano


Cúter

02/03/2021

Pues, como que no quiere la cosa, ya estamos marceando. Por cierto, solo este mes, mayo y agosto tienen el privilegio de contar con verbos propios. En marzo dicen que antes se esquilaba a los burros.
Hoy traigo a mi entremés mensual dos afirmaciones ajenas y un ruego, para someter a su consideración. Aunque no vienen a cuento de nada, llevan unos cuantos días dando vueltas en mi cabeza. La primera se la escuché a King África y creo que no va nada desencaminado: «Todos somos muy dignos e indies hasta que pasa una charanga». La segunda dice que no somos tan guapos como queremos hacer ver en redes sociales ni tan feos como salimos en el DNI.
Y ahora, a lo serio. El ruego. Estimada señora ministra de Sanidad, Carolina Darias. Sé que lleva poco tiempo en el cargo, y menudo Miura que le está tocando lidiar. No la envidio para nada. También he leído en la Wikipedia que lleva toda la vida de política y que no tiene formación alguna relacionada con la medicina. Un detalle sin importancia.
Aunque estaba pensando yo ahora que quizá sea mejor que dirija mi sugerencia al director de la Agencia Española de Medicamentos o al director general de Farmacia. Por ganar tiempo, básicamente.
El caso es que, igual que me sorprendo viendo cómo avanzan la ciencia y la tecnología, y cómo aterrizamos hasta en Marte, lo hago comprobando cada día que entro en una farmacia que las dependientas siguen cortando de aquella manera y como buenamente pueden con un cúter o unas tijeras un trocito de la caja, para luego pegarla con celo en una hoja. Como hace medio siglo.
Que me pregunto yo que si tan complejo es que esas etiquetitas sean salientes y fáciles de arrancar, y adhesivas, puestos a pedir.
Señores del Ministerio, si hasta el alambre del pan de molde ha evolucionado en los últimos 50 años. Ya viene plastificado.



Las más vistas

Opinión

De Calderé a Calero

"Calero se vio fuera del Burgos CF cuando el 'caso Salmerón' se demoraba. No abandonó entonces el barco, convenció a su tripulación de remar con fuerza, junta y en una mista dirección. Y hoy el navío avista tierra"