Plaza Mayor

María Vélez


Los alcaldes del 'cole'

09/09/2020

Como buenamadre, esta mañana, al igual que haré las lectivas que vienen por delante, ante todo bien mandada y responsable con las recomendaciones y las normas, las comparta o no - ahí está la cuestión para que fluya la convivencia social-, he tomado la temperatura a mis hijos antes de su primer día de clase seis meses después. Por fin regresa el bullicio a los colegios, aunque sea entrecortado. Otra escuela. Vuelta esperada, llena de incertidumbres y también, no me cabe duda, todo lo segura que se puede en este momento gracias al trabajo de los equipos directivos de los centros. De, prácticamente, nadie más.
Con el protocolo institucional de primeros de julio han tirado a lo largo del verano de pauta base, de adecuación a su centro, y, ante todo, de lógica, sin ser, ni de lejos, profesionales sanitarios. Resulta casi un esperpento pensar en la idea de tener que dibujar un protocolo adecuado a la prevención de la salud sin contar, de la mano, con un experto en la materia capaz de sacar punta. Y poder afinar a tiempo. No es excusa que la situación de la pandemia pueda cambiar y que los rebrotes se hayan anticipado a las previsiones. Algunas medidas se han trasladado a los centros la víspera de la apertura oficial.
Y llegó la jornada de hoy, gran día a nivel social. Abren las escuelas. Regresa la comunidad educativa en todo su esplendor. Profesores, familias, alumnos, administración, y, entre ellos, merecen mención aparte, los directores de cada centro: auténticos alcaldes de cole.
Cada año lidian con todas las partes. Comunidad amplia y diversa, con sus inquietudes y sus particularidades. Sus derechos y sus deberes. Desde hace medio año también deben capear con una pandemia. Curso complejo, de retos; de ser más comunidad educativa que nunca, a pesar de las enormes y saludables opiniones distantes. Porque en el curso de las reglas y los protocolos también entra la improvisación, por lo que pueda venir y por lo hecho tarde. Hora de ponerse en el lugar del otro, de exigir, tolerar y saber convivir entre todos. Buen curso.