scorecardresearch
Martín García Barbadillo

Plaza Mayor

Martín García Barbadillo


Convocatorias

27/06/2022

En los últimos días este periódico ha dado cuenta de dos convocatorias de la Diputación. Decir en 2022 convocatoria de la Diputación es profundamente evocador, lo traslada a uno como al siglo XIX; casi se puede visualizar a un señor con bigote enorme poniendo un sello por triplicado. 

El caso es que ha habido dos convocatorias. La primera invitaba a los pueblos a apuntarse para recibir un mástil grande y una bandera de España para colocar en un lugar preeminente; partida presupuestaria, 150.000 euros. Y, mire usted por donde, se han inscrito 100 municipios. Al parecer era una necesidad urgente a la que, al fin, se da solución. El asunto, ya de por sí curioso, ha generado una polémica rocambolesca extra?. Resulta que, como ha habido tantas solicitudes, la Diputación solo atenderá a una por municipio como máximo, con lo que las pedanías se quedan fuera. Desde la Asociación de Pueblos Olvidados han denunciado el agravio que supone para los habitantes de estos pequeños núcleos verse privados de la posibilidad de contar con esta infraestructura fundamental; eso, y que la Diputación les tiene tirria. La entidad provincial ha asegurado que la iniciativa se repetirá en el futuro para llevar los mástiles a todos los rincones del territorio, que para eso está.

La segunda convocatoria es más modesta en lo económico, 100.000 euros, al fin y al cabo solo son desfibriladores. La Diputación lanzó en 2019 una convocatoria por la que 50 pueblos contarían con uno de estos aparatos. Se resolvió, adjudicó y compró, pero el tema cayó en el fango de la burocracia y la logística y los desfibriladores, que vienen de los Estados Unidos, nada menos, aún no han llegado. En octubre del año pasado, un par de personas de cada municipio realizaron un curso para su manejo pero a este paso se les va a olvidar. En suma, tres años con el tema y no han llegado las máquinas, que se supone están al caer. Sin prisa.

Respecto a las diputaciones, hay una anécdota mil veces contada. El padre de Joaquín Sabina, en su lecho de muerte, reunió a sus hijos y con tono solemne les dijo: «Quisiera yo saber de dónde sacan tanto dinero las diputaciones». Aquí no le podríamos haber ayudado, aunque tal vez le hubiese gustado también saber cómo lo gastan.

Salud y alegría.