Libre de marca

Samuel Gil Quintana


Por ellos

11/01/2021

A menudo recuerdo los años de grada. Aquellos partidos subido a la valla, con la garganta vaciada a través de un megáfono o las manos callosas de pegarle al bombo con la maza. Me acuerdo de los primeros años en Fondo Norte con José Luis, José y Diego: éramos unos críos y el fútbol nos convirtió en amigos para toda la vida. Me acuerdo también de la gran familia de Reducto Burgalés: Mario, José, Carlos, Lupi, Balsera, Sode, Rubén, Chechu, Ibáñez y tantos otros. De los viajes, las risas, las quedadas, los tifos. De lo duro que resulta, todavía hoy, saludarles desde otra butaca.

Hoy más que nunca me acuerdo de todos ellos. Estarán felices, seguro, por ese 4-0 tan pocas veces visto y por cómo juega su Burgos, líder en solitario del grupo. Pero sé que también están preocupados. Ellos, y muchos como ellos. 
Preocupados porque sigue sin aparecer el aval que permita a Calero sentarse en el banquillo. Porque escuchan hablar de un posible descenso administrativo. Porque no se lo querían creer pero hasta el presidente del Burgos Promesas, Pepe Manzanedo, denuncia impagos en el marco del convenio entre ambos clubes. Porque ven como se acumulan las deudas. Porque son demasiadas las alarmas económico-financieras que suenan alrededor de su equipo. 

A cambio tienen un audio explicativo de Antonio Caselli. El máximo mandatario argentino niega y lamenta algunas de las informaciones publicadas. Pero los días pasan, los problemas no se solucionan y el aficionado merece respuestas. 

Señor Caselli, se lo pido con el corazón blanquinegro en la mano. Si tiene problemas, dígalo. No pasa nada. Sé que hay empresarios burgaleses que quieren ayudarle. Por los del primer párrafo. Por los que aún están en la grada. Por ellos. Ánimo y adelante.