scorecardresearch
María Vélez

Plaza Mayor

María Vélez


Palabra de GPS

07/07/2022

Sucede con cierta frecuencia. A cualquiera. También a los listos. Y eso me fascina. A quienes lo son por méritos propios y a los que se lo creen. Es fácil que en alguna ocasión el GPS nos haya jugado una mala pasada rumbo a ese destino desconocido o incluso al que hemos ido más veces pero, cómo no, ya que está, preferimos que nos acompañe nuestro guía virtual. No es cuestión de discutir las ventajas de este sistema imprescindible pero seguir al pie de la letra sus indicaciones aun cuando nos 'descolocan', bajo el argumento de que la ruta está metida y la herramienta sabrá el mejor camino, tampoco es normal. ¿Y la señalética de toda la vida? Además, digo yo que, todavía, el ser humano mantiene la destreza de razonar lo que subraya una máquina. 

Hace días cuatro familias volvíamos a Burgos desde el mismo origen. Seguir los carteles servía. Pero tiramos de GPS. Hubo quien conoció a fondo la provincia de turno, quien vino por la vía más rápida y quienes disfrutaron de una ruta híbrida. Sirva la anécdota para reflejar que el navegador digital no siempre ahorra tiempo, ni recalcula con el mismo acierto, ni lo tenemos configurado a la última… Pregunten a los madrileños con motivo de las vías cortadas por la cumbre de la OTAN. Ni mencionar cuando uno se queda sin poder consultarlo en el momento crítico. Dependemos tanto de lo que marque que a veces nos aliena. 

En la época de vacaciones por excelencia, viaje como desee. Con GPS, con un copiloto avispado, siguiendo las direcciones de los pórticos o con el mapa físico. No solo es un icono de diseño sino que lo mismo en su instagram marca tendencia porque usarlo puede ser 'vintage'. Elija, pero capitanee su ruta. También puede optar por otro transporte. Este mes estrenamos el AVE en Burgos. Sin duda, la estación recibirá más viajeros. Con o sin GPS. Permítanme la ironía porque todo burgalés sabe llegar a Rosa Manzano pero cómo nos vamos a acordar del emplazamiento de la antigua Renfe. Otro tren, la oportunidad del soterramiento, que no vuelve.