Habas Contadas

Roberto Peral


Seis años no es nada

02/11/2020

A fe que hubo de resultar edificante para algunos la reciente declaración pública del líder socialista regional, el burgalés don Luis Tudanca, quien deploró la algarada violenta provocada el viernes en Gamonal y sostuvo gallardamente que los revoltosos que quemaban contenedores y apedreaban a los agentes del orden que intentaban sofocar el disturbio no representan en modo alguno a la ciudad ni al barrio. Ocurre que muchos otros todavía nos acordamos de otra intervención suya, en el Congreso de los Diputados y a propósito de un altercado más grave registrado en las mismas calles, en la que el señor Tudanca defendió la dignidad de los alborotadores, que a su parecer de entonces habían impartido una «lección de ciudadanía» frente a la intolerancia policial. Y uno se pregunta si acaso para algunos la violencia solo constituye un recurso inaceptable en una democracia cuando gobiernan los que les parecen bien, o si por ventura don Luis ha experimentado una conversión semejante a la que vivió San Pablo tras caer de su cabalgadura cuando se encaminaba a Damasco.

Muchos, como hace ahora el señor Tudanca con la responsabilidad que le es debida, nos preguntamos qué demonios pretenden conseguir quienes destrozan airadamente el mobiliario urbano y amedrentan sin recato a sus vecinos, si están alistados en esta o aquella trinchera ideológica, y qué mecanismos intelectuales les llevan a concluir que pueden pisotear los derechos del prójimo para defender a pedrada limpia un arbitrio personal que en estos días se limita para intentar preservar las vidas de todos, incluidas las suyas. Y también estamos convencidos de que el feo episodio del viernes es, en parte, consecuencia del aura épica con que algunos medios de comunicación y determinados líderes políticos revistieron la revuelta de 2014, hasta convencer a los más necios de que romper la vidriera de un escaparate puede convertirse en atributo de una vida intrépida y honorable. Escribe esto uno porque empieza a detectar en algunas reacciones políticas, bien que todavía de forma disimulada, el mismo cariño complaciente que los camorristas lograron concitar hace seis años, y le atribula, por muy curado de espanto que esté, que siempre haya de existir quien pretenda alinearse interesadamente con quienes se ciscan en nuestras libertades.



Las más vistas

Opinión

¿Solo alguna opción? 

De no ser por esta dichosa pandemia, cientos de burgaleses teñirían de azul las gradas del WiZink el próximo 11 de febrero. Tocará disfrutarlo por televisión, como la victoria ante el Madrid en la Fase Final, como la conquista de Atenas...

Opinión

Europa

OPINIÓN| 'Europa', por Fernando G. Urbaneja, en Cartas desde 44 leguas