Cartas desde 44 leguas

Fernando González Urbaneja


El futuro de Trump

22/12/2020

Trump ha sido el Presidente nº 45 en la historia de los Estados Unidos que saldrá de la Casa Blanca el próximo 20 de enero enfurecido con todo y con casi todos, incluidos algunos que esperaba leales y a sus designios. Algunos sostienen que se va Trump pero no el trumpismo que nadie ha definido entre otras razones porque no es nada explicable o coherente. Algunos sostienen que se va pero que volverá, incluso que solo se va de la presidencia pero mantendrá un dominio sobre el partido Republicano capaz de condicionar la política y el margen de maniobra del próximo presidente, del electo Joe Biden. 

Lo que vaya a pasar… pasará, pero desde el 21 de enero, cuando el nuevo presidente firme sus primeros decretos ejecutivos indicativos de otra política, Trump será más pasado que presente o futuro. Para empezar tendrá que ordenar sus negocios (y sobre todo sus deudas y otros compromisos incómodos) sin el paraguas de un cargo electo y protegido. 

Trump quedará expuesto desde el día 21 y sometido a sucesivas frustraciones y decepciones con respecto a lo que él considera su legado, el del tipo más decisivo y benefactor de la historia: el que más ha hecho por los demás, especialmente por las personas de color, el que más ha hecho por la economía… la autoestima y autocomplacencia de Donald Trump tiene pocos precedentes y comparables. Por eso lo que el espejo le va a devolver cada mañana no le va a gustar. Menos aun los crecientes vacíos con los que tropezarán sus mensajes digitales diarios y el desinterés de las televisiones por su cara y sus mensajes.

La junta de acreedores del presidente 45 es prometedora, los agredidos durante estos últimos cuatro años es abrumadora, a tomatazo por agredido a Trump le espera una avalancha insoportable. Por todo ello estimo que a eso que llaman trumpismo le resta poca vida, ni siquiera como espectáculo divertido por asombroso.