scorecardresearch
Isabel Martín

Plaza Mayor

Isabel Martín


Sobredosis de patrimonio

10/11/2021

Podemos sentirnos orgullosos de que la larga Historia de nuestra tierra nos haya dejado tantos y tan variados vestigios. No me extraña que seamos la envidia de magnates estadounidenses, de esos que tienen el dinero por castigo y se dedicaron hace décadas a comprar a precio de saldo grandes obras de arte para llevárselas piedra a piedra, tabla a tabla o lienzo a lienzo al otro lado del charco. 

Pero ese orgullo debería haberse tornado hace tiempo en vergüenza, no sólo por habernos dejado llevar muchas de esas joyas históricas y artísticas -al fin y al cabo antes no había la misma conciencia hacia el patrimonio-, sino porque lo que queda aquí está en un estado deplorable. No hay más que ver la lista roja de Hispania Nostra, que es roja porque avisa del peligro pero que tendría que ser negra, muy negra. En Burgos resalta 50 elementos patrimoniales, en mi ámbito más cercano sólo hay uno, pero sangrante: el Monasterio de Nuestra Señora de los Valles, en Torresandino, unas ruinas expoliadas y en vías de hundimiento total.

Mucho se habla de aprovechar esos hitos patrimoniales o la riqueza cultural para dotar de mayor atractivo a las zonas rurales. Mucho donde elegir pero poco dinero para invertir en ello. Suena muy bonito decir que tenemos un gran potencial pero quedarse en eso, no ir más allá que un sencillo arreglo de techumbres, los que las tienen, o limpieza de vegetación. Así no se logra atraer a nadie. Hay que recuperar, restaurar y dotar de recursos humanos a este sector patrimonial para que sea visitable.

No hay nada más triste que visitar una localidad, que el vecino de turno te relate las maravillas de su iglesia pero te quedes con las ganas de verla por dentro. No hay nadie para enseñarla, lamenta el paisano.