scorecardresearch
Charo Zarzalejos

CRÓNICA POLÍTICA

Charo Zarzalejos

Periodista


La convención

02/10/2021

Cuando se escriben estas líneas faltan horas para que concluya la Convención itinerante del Partido Popular. Se trataba con esta cita de fijar posiciones programáticas y de revalidar o afianzar el liderazgo de Pablo Casado. En su día, no hace mucho, me aventuré a afirmar que la Convención suponía, de facto, el inicio oficioso de la campaña electoral y aunque ignoro mi grado de acierto o error, lo cierto es que los,populares no volverán a protagonizar una iniciativa de este calibre en lo que queda de legislatura que aún es mucho.

En la muy reciente historia de la presidencia de Casado ha habido dos acontecimientos importantes. El primero fue la famosa moción de censura presentada por Vox y que Pablo Casado aprovechó para marcar distancias con Abascal pronunciando un discurso en el que sobraron alusiones personales totalmente innecesarias y ahora la Convención . Con su discurso, Pablo Casado marcó un antes y un después en sus relaciones con Vox y ahora, por mucho que se hable de Diaz Ayuso, ha quedado bautizado como candidato a la presidencia del Gobierno. Nunca nadie pensó que iba a ser de otra manera pese a que desde dentro del propio PP no hayan faltado interesados en sembrar cierta cizaña no tanto para proteger a Casado de un supuesto peligro llamado Isabel como para evitar que la presidenta de la Comunidad coga más aire del que ya tiene."Quieren hacerse con el partido", decían algunos en Génova.

Al margen de inoportunas y absurdas disputas internas, el Partido Popular ha dado muestras de que es un partido con músculo. Una maquinaria que cuando se pone en marcha es mucha maquinaria. Lo mismo cabe decir del PSOE. Y es que esta cualidad solo es atributo de los grandes partidos que hoy por hoy y pese a todo solo hay dos en España.

Ahora, si hay inteligencia en Génova, lo lógico sería que esta maquinaria funcionara sin chirridos innecesarios sabiendo de antemano cuál es el papel de cada cual y sin miedos a los que en cada territorio ostentan el poder. El papel y el discurso de Casado no es el Diaz Ayuso y además no debe serlo. Una cosa es conectar con cada territorio concreto y otra bien distinta moverse y hablar cuando a lo que se aspira es a ser Presidente del Gobierno de España.

Y este es el gran reto del Partido Popular y de quienes rodean a Casado:encontrar la posición justa para intentar ampliar sus bases, acertar en el discurso eficaz y alejado de estridencias , propuestas concretas y entendibles por la mayoría, defensa de aquello en lo que se cree y moderación en su defensa que nada tiene que ver con la firmeza de esas convicciones.

Creo que Casado tiene motivos , en términos generales, para sentirse satisfecho de estas jornadas pero es ahora, cuando se apaguen las luces y se vuelva a la rutina cuando comienza la verdadera Convención que no es otra que la Convención de los ciudadanos a los que Casado necesita más que a Sarkozy, Rajoy o Aznar porque son ellos, los ciudadanos y no las intuiciones y deseos de sus más próximos los únicos que pueden llevarle a La Moncloa. El camino a recorrer no va ser corto ni fácil pero ahora sí que si está obligado a recorrerlo porque la Convención así se lo ha indicado.