scorecardresearch
María Albilla

María Albilla


¡Claro que no es amor!

21/10/2021

A diario hay muchas (¡no saben cuántas!) noticias que encogen el alma y desafían la razón. Hace escasos días, Save the Children alertaba sobre la normalización de la violencia de género entre adolescentes y su invisibilización. Detallaba, en concreto, que el 25 por ciento de los jóvenes de 16 y 17 años sufre violencia psicológica y de control y alertaba en el informe No es amor de las graves consecuencias que puede tener. ¡Claro que no es amor! ¡En qué cabeza cabe! Pues... parece que en las suyas...
Llevamos décadas luchando contra la violencia física en el ámbito doméstico para erradicar la brutalidad y peleando por la igualdad de oportunidades, pero resulta que se está escapando del foco la próxima generación de mujeres y hombres, que a la vez educarán a la siguiente... El documento constata que las menores de 18 años se quedan en gran medida fuera del foco y de los recursos contra la prevención de la violencia de género, pero también de las destinadas a evitar la violencia hacia la infancia y adolescencia. Quedan en tierra de nadie en un momento de la vida en el que tantísimo está por descubrir.
Desde luego hay muchas formas de amar, de querer, de apreciar, de desear a otra persona, pero en ninguna entra subyugar al otro y someterle a cualquier tipo de control. Más aún en plena era de la libertad. Esa con la que se nos llena la boca, pero que luego, en la práctica, parece tener cada día más límites.
El empoderamiento de la mujer tiene que ir un paso más allá para que llegue a nuestras hijas, para que puedan plantar cara al abuso desde las muestras más incipientes. Pero, por supuesto, también hay que empoderar a los hombres para alejarlos del rol violento del que tantas veces se les dota.
Solo la educación, en la escuela y en casa, puede ser la red para que estos chicos y chicas crezcan libres y sean seres humanos capaces de amarse de igual a igual.