scorecardresearch
Evaristo Arzalluz

Plaza Mayor

Evaristo Arzalluz


Perspectiva

13/04/2022

Los partidos que van a gobernar nuestra Comunidad han manifestado la intención de modificar las leyes que hacen referencia a la mujer y a la memoria histórica. La reacción de los partidos de la oposición no se ha limitado a manifestar su desacuerdo, sino que han anunciado su veto: «no lo consentiremos», es lo que han dicho.

Me pregunto: ¿tienen derecho a cambiar esas leyes los partidos con mayoría? Y ¿tienen derecho a impedirlo por métodos no democráticos los partidos que no la tienen? En la vida hay cosas opinables y cosas que no lo son. Las opinables pueden -y deben- cambiarse, pero sólo con mayoría de votos. Las no opinables son las que no dependen de la opinión de la mayoría porque están inscritas en la naturaleza humana, nacemos con ellas: se ha demostrado experimentalmente que las manifiestan todos los niños y niñas a los pocos años de nacer.

Pretender cambiar las opinables por métodos no democráticos o las no opinables de cualquier modo, incluso por métodos democráticos, es lo propio del pensamiento totalitario cuya principal premisa es poner el poder por encima de la ley.

En el caso que nos ocupa: la integridad física y mental de la mujer y el respeto a los muertos son cuestiones no opinables, por tanto no se deben eliminar de ninguna manera. Pero, por lo que escuchamos, no es eso lo que pretende hacer el nuevo gobierno. En cambio, introducir 'la perspectiva' -de género, en el caso de la mujer, y de vencedores/vencidos, en el caso de la memoria histórica- sí es opinable. Por tanto, existe el derecho a cambiarlo por mayoría de votos, que es lo que pretende hacer el gobierno, y no existe el derecho a impedirlo utilizando métodos no democráticos (¿algaradas, escraches?), que son los únicos que podría utilizar la oposición puesto que carece de los votos
suficientes.

¿Qué es la perspectiva? Consiste en introducir un sesgo dialéctico, que bebe de cierta filosofía, que es precisamente la que alumbró los totalitarismos de uno y otro signo en Europa.