scorecardresearch
Juan Ángel Gozalo

Plaza Mayor

Juan Ángel Gozalo


Pacto de sangre en Burgos

24/01/2022

El Centro de Hemoterapia y Donación de Castilla y León (Chemcyl) y la Hermandad de Donantes de Sangre de Burgos mantienen desde hace un tiempo una guerra soterrada y las consecuencias las están pagando esos donantes que acudimos, algunos perplejos por la situación creada, al punto de extracción capitalino. Ha mudado desde hace unos meses sus camillas de la planta baja del Hospital Divino Valles -donde contaban con unas amplias dependencias-, a otras más reducidas, situadas junto al PAC del hospital Divino Valles, realmente se debe entrar por la misma puerta de acceso. 

Las causas de esos desencuentros y líos son diversas -egolatrías, protagonismos políticos, ninguneos, zancadillas... y varían según quién de las partes cuente las cosas-, pero lo más preocupante es que esta situación está afectado a la operatividad y efectividad del servicio, amén de ocasionar algunos inconvenientes al personal sanitario que presta sus servicios y a los donantes por la falta de espacio dónde esperar y rellenar, por ejemplo, las fichas antes de la extracción... En medio de la sexta ola de la pandemia, no parece de recibo que media docena de sillas o una mesa compartida cabeza con cabeza sea la mejor solución cuando resulta que al lado hay varias salas del antiguo hospital provincial que están cerradas y sin aparente uso. En esas circunstancias no es fácil mantener distancias sociales y otras medidas preventivas contra la covid. Pero hay más derivadas de esta situación de provisionalidad en el punto de extracción como son las largas esperas, lo que precisamente no anima a muchos a volver.

Retorne el servicio a sus anteriores dependencias -de las que nunca debió salir- o se mantenga en las actuales instalaciones -para lo que habrá que acometer obras de reforma y ampliación- el Chemcyl y la Hermandad de Donantes están condenados a entenderse por el bien de donantes, bancos de sangre de hospitales, pacientes... También para que Burgos siga liderando, a pesar de la presión de la pandemia, el ranking nacional en hemodonaciones. 

Poco tiempo le que queda al actual consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, -mucho más receptivo y de talante más apaciguador que su antecesora en el cargo-, para resolver este conflicto, pero él -si se mantiene en el cargo tras el 13-F-, o su sucesor al frente del departamento deberán, de una vez por todas, restañar heridas y sumar, en entente cordial y franca cooperación, esfuerzos y sinergias para que jamás se pierda una altruista y solidaria gota de sangre ni en Burgos ni tampoco en Castilla y León.