TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


Lucha de clases ahora no, por favor

24/09/2020

Tras el movimiento apaciguador que supuso el encuentro de Pedro Sánchez con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, parece que las aguas del frentismo vuelven a su cauce. Pocas horas tardaron las 'fuerzas de oposición' madrileñas, PSOE Y Unidas Podemos, en convocar una manifestación contra el Gobierno regional de PP y Ciudadanos, que debería haberse celebrado este domingo. Y eso, también a pocas horas de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, pidiese a los madrileños que permanezcan, en la medida de lo posible, en sus casas, dada la intensidad de los rebrotes de coronavirus en esta Comunidad.

Afortunadamente, el buen sentido pareció prevalecer entre los socialistas, que, a pesar de las declaraciones 'frentistas' de la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra -el lenguaje guerrero es habitual en ella--, se retiraron de la convocatoria, que contradecía abiertamente todas las instrucciones del Ministerio encargado en primer término del combate a la pandemia.

No hizo lo mismo el partido coaligado con el PSOE en el Gobierno central, Unidas Podemos. El portavoz parlamentario de 'los morados' en el Congreso, Pablo Echenique, lanzó una incendiaria soflama en la que venía a mostrarse contra los 'ricos' que acusan, o poco menos, sugirió, a los barrios 'pobres' de la capital y a los pueblos del sur de la Comunidad de estar propagando el virus. Una auténtica llamada a la lucha de clases, a salir en manifestación contra el Gobierno 'de la derecha' que, obviamente, en el catálogo de Echenique, representa a los ricos y desdeña a los pobres. El sur, contra el norte, con el virus cavando la fosa entre ambos.

Hace tiempo que proclamo que tanto Lastra, cuyo lenguaje no difería demasiado del empleado por Echenique, deberían, como ha ocurrido con la 'popular' y no menos pugnaz Cayetana Alvarez de Toledo, ser sustituidos por personas más templadas en sus labores parlamentarias. Sigo sin entender para qué sirven los llamamientos de Pedro Sánchez a la unidad -el último, con ocasión del 'acto de las mil banderas' en la sede de la Comunidad de Madrid_si luego su portavoz parlamentaria, a veces también la portavoz gubernamental y siempre la muchachada de Unidas Podemos, se lanzan de nuevo a desenterrar el hacha de guerra contra 'la caverna'. Que son, como se sabe, el PP, Ciudadanos y, en otro plano igualmente más agreste, Vox. Y, de paso, todo aquel que se atreva a criticar al Ejecutivo, en todo o solo en una de sus dos partes.

Hacer convocatorias al guerracivilismo -que todavía no se hacen, al menos en los ámbitos políticos madrileños, pero ya estamos al borde de ello--, al frentismo social que supone la lucha de clases, a la falta de respeto a las instituciones, comenzando por elpoder Judicial y siguiendo por el Rey, se me antoja, en estos momentos de confusión nacional, peligrosísimo.

Muchas veces me preguntan qué es lo que nos diferencia a los españoles en estos momentos de aflicción de nuestros vecinos franceses, de los italianos, de los alemanes, de los portugueses, los holandeses y hasta de los belgas, que siempre son tan peculiares. Yo pienso que lo que nos separa de otras naciones, que no han caído en el nacional-pesimismo que tanto nos afectó en el 'noventayochismo' y que tanto nos está afectando ahora, es el sentido de Estado, del que algunas formaciones españolas carecen totalmente. Ningún país en su sano juicio toleraría ahora, precisamente ahora, claros retos a la unidad del Estado y a la concordia nacional. Y menos desde una formación que gobierna en coalición ese país y que en teoría al menos ha prometido fidelidad a la Constitución.

Ignoro cuánto tiempo más habremos de soportar ese juego de poli bueno-poli malo que practica el Gobierno y que, desde luego, tanto está beneficiando a Sánchez, que nos advierte continuamente, sin decirlo expresamente, que ya vemos que todo podría ser peor y que ahí está su vicepresidente segundo para demostrarlo. Una auténtica locura, vamos.

 



Las más vistas