Plaza Mayor

Juan Ángel Gozalo


Trampas y desamores viarios

11/01/2021

La fallida conexión de Burgos con Logroño por autovía es una de las muchas decepciones que en las comunicaciones ha tenido esta provincia en las últimas décadas y las perspectivas no son nada halagüeñas, porque la contratación del tramo entre la capital e Ibeas, que parecía que marchaba, tiene que volver a la casilla de salida y realizarse, de nuevo, toda esa farragosa y lenta contratación. Es lo que tiene adjudicar obras con bajas temerarias, como es el caso. Rebajas del 46% en el precio de licitación traen estas cosas y el Ministerio de Transportes, lo sabe. Es el juego que se traen desde siempre las administraciones públicas y las empresas. Presentan plicas muy por debajo del precio de licitación, calculado por expertos en el proyecto técnico, y se quedan con las obras. Saben que se han pillado los dedos, pero no importa porque después podrán negociar -en realidad, presionar- para conseguir uno o varios modificados, que en los más de los casos acaban provocando estimables sobreprecios. Si no sale la jugada siempre queda la espantada y santas pascuas. Algo hay que cambiar en la normativa de contratación para evitar que ocurran estas y otras triquiñuelas o se formen detrás de las empresas contratantes de la primera parte largas cadenas de subcontrataciones con compañías sin capacidad ni recursos suficientes para afrontarlas… Claro que si además, como ha ocurrido en el caso de la A-12, no hay voluntad política para que de una vez por todas tengamos una conexión decente con la comunidad riojana, ocurre que los proyectos y las tramitaciones se eternizan y es lo que está ocurriendo con esta autovía, un eje que debía estar ya construido, como ocurre en el tramo riojano. En esta infraestructura viaria, como en otras, se han unido el hambre con las ganas de comer. La inactividad de nuestros parlamentarios, más preocupados por mantener el sillón y ese primer tiempo de saludo al gobierno de turno -socialista o popular, da igual- ha sido palmario. La consecuencia es que estamos en 2021 y la autovía con Logroño, en el candelero desde hace décadas, por mofas o befas sigue sin estar construida. Por desgracia, no es la única. Ahí está la del Duero, los tramos de la de Aguilar… La ciega pleitesía política a Madrid o a Valladolid -que para el caso es lo mismo- de nuestros representantes sigue haciendo mucho daño a esta provincia.