El Rincón de...

José María Vicente


Trump, el invulnerable

13/10/2020

Aquí el único que tiene las cosas claras es Trump. El siempre va a ganar. Si no es por las buenas será por las malas, pero él, de la Casa Blanca no se va. Es capaz de utilizar todo tipo de artimañas, crear noticias falsas, mentir lo que sea necesario y hacer cualquier cosa. Es consciente de que una parte importante de norteamericanos están con él, haga lo que haga. Se ha labrado una sólida reputación de manipulador al más alto nivel y domina como nadie el arte del engaño. Sólo le faltan unas lecciones de Putin para mejorar sus habilidades informáticas maquillando resultados electorales. Yo creo que esa historia del contagio del virus que le mete en un hospital tres días para salir hecho una rosa tiene pinta de ser otra de las suyas para alimentar su invulnerabilidad. ¡El hombre superdotado que ni el covid-19 se atreve con él! Un poco de fairy mezclado con anticuerpos y arreglado. Tan bueno que se ha comprometido que su receta esté al alcance de todos sus compatriotas. Está en campaña electoral y vale todo. Todo montado para que los votantes tomen buena nota de lo que tienen que hacer. Claro que a él la receta se la preparó un hospital tres estrellas Michelín y a los demás les tocará, si les toca algo, un perrito caliente del Macdonalds. Dadas las circunstancias es posible que su táctica sea la adecuada. 
Cuando uno echa un vistazo a nuestro país y ve cómo se está gestionando este tema de la pandemia empiezas a pensar si no estaremos metidos en un gallinero repleto de gallos enredados en peleas constantes mientras el zorro entra y se lleva las gallinas. La covid va a lo suyo, mientras los que tienen que ponerle barreras están sólo preocupados por salir bien en la foto buena que da votos o salir de perfil cuando se trata de contabilizar contagios, muertos y ruina. Un auténtico desastre esto que nos ha tocado vivir. A la enfermedad descontrolada que nos ha arruinado hay que sumar el convencimiento de que los gobernantes no van a saber sacarnos de esta. Cuando tendrían que estar cargándonos las pilas para salir a comernos el mundo lo que hacen es llenarnos de dudas, embarrando el campo. Una calamidad.