Plaza Mayor

Juan Ángel Gozalo


Circo sin pan

05/04/2021

En estas últimas semanas, mociones de censura de corto vuelo y adelantos electorales absurdos de por medio, hemos escuchado a muchos políticos argüir como justificación para sus maquinaciones electoralistas y partidistas la defensa de los intereses de la ciudadanía. Mentira y gorda porque unos y otros han demostrado que el bienestar de la gente les importa un bledo por no decir algo soez. Con los dedos de una mano se pueden contar hoy en el mendaz panorama político los dirigentes, cargos y demás fauna política que rige nuestros destinos -los de Burgos, Castilla y León y España- que defienden de verdad de la buena ese interés general.
La erótica del poder, sus prerrogativas y mamandurrias -que diría la ínclita Esperanza Aguirre- es a los políticos como el olor de las trufas a los jabalíes. Les vuelve locos. Lo grave es que en ese delirio por la poltrona el que acaba casi siempre trasquilado es el ciudadano de a pie. El servicio público les trae, a la mayoría, al pairo. Si cada vez que prometen mejorar la vida de la gente y no lo cumplen se les alargara solo un milímetro la nariz Pinocho sería chato.
Me espanta -y a la vez me preocupa, como al resto, supongo-, la capacidad que tienen de falsear y deformar la realidad, de convertir la noche en día en este circo de filibusteros en el que se ha convertido la política española. 
Estamos en medio de una mortal pandemia, con unos 100.000 muertos, y una crisis económica de órdago, con un paro galopante, unas ayudas que no llegan, unas colas del hambre kilométricas y un goteo constante de desahucios… ¿Y qué hacen nuestros prohombres de la patria?... Dar mítines y participar en un juego de sillones y compra de voluntades.
Así no se arreglan los problemas de la gente, de esos ciudadanos a los que se dice defender. No sé, sinceramente, cómo no se les cae, a unos y otros, la cara de vergüenza. Claro que nosotros tenemos parte de culpa. Alimentamos a la bestia una y otra vez dándoles chance, el voto y una confianza que no merecen. Contribuimos desde las gradas, aceptamos cada cuatro años sus vacuas arengas y aplaudimos en este circo sin pan… Así nos va.



Las más vistas

Opinión

De Calderé a Calero

"Calero se vio fuera del Burgos CF cuando el 'caso Salmerón' se demoraba. No abandonó entonces el barco, convenció a su tripulación de remar con fuerza, junta y en una mista dirección. Y hoy el navío avista tierra"