Plaza Mayor

Aurora Lázaro


El año que no ha existido

16/03/2021

Parece que 2020 no ha existido para algunos. Y además lo quieren borrar de un plumazo. Porque no se entiende que justo cuando se celebra un año del inicio de una pandemia terrible que ha puesto el mundo patas arriba y en nuestro propio país ha dejado miles de muertos, destruido tejido empresarial, aumentado el paro y puesto en el filo de la exclusión a numerosas familias, tengamos que asistir de nuevo a otro circo político.  Más esperpéntico aún que los anteriores, además de innecesario y vergonzoso.
¿Necesitamos más pruebas de que la clase política de este país es una degeneración total de personas, instituciones e ideologías?  ¿Es normal que justo en un aniversario tan sensible los que ocupan inmerecidamente jugosos cargos jueguen a ser estrategas de sí mismos y sus propios intereses?
No se merecen debates ni tertulias, no deberían tener la más mínima atención, ni de los ciudadanos a los que ignoran y de los que viven opíparamente, ni de los medios de comunicación.
A veces me pregunto cómo sería este país con unos gestores honestos, capaces, sensibles y solidarios. Lo que seríamos capaces de hacer y conseguir y lo que evitaríamos. Pero tenemos esto, que ya es indefinible y no nos queda otra que seguir adelante a pesar de ellos. Procurando, eso sí, que se nos oiga más.
Como a los mayores de 28 municipios de la Zona Básica de Salud de Roa que piden a la gerencia de Atención Primaria que les permita  vacunarse de la covid-19 en los consultorios locales de sus pueblos  en  lugar de hacerles recorrer  varios kilómetros en vehículos de vecinos samaritanos, (porque muchos no pueden conducir), para acudir a un centro de salud, para más inri, obsoleto ya desde hace tiempo.  Dudo que los que organizan la cuestión piensen en el  frío burgalés y las personas de 80 o 90 y tantos años, con problemas de movilidad, patologías y alto riesgo de contagiarse esperando en la calle. 



Las más vistas

Opinión

De Calderé a Calero

"Calero se vio fuera del Burgos CF cuando el 'caso Salmerón' se demoraba. No abandonó entonces el barco, convenció a su tripulación de remar con fuerza, junta y en una mista dirección. Y hoy el navío avista tierra"