Sobreviviendo en la Jungla

Belén Marticorena


Burocracia

19/02/2021

Quién no ha vivido la experiencia de telefonear para solicitar algún servicio, dar de alta o baja un línea telefónica o algo similar. Inicialmente, cuando encuentras el valor suficiente para llamar, lo que recibes son unas extrañas indicaciones sobre elegir y pulsar números para contestar, como si estuvieras en una tómbola. Si has tenido suficiente suerte y paciencia, te pasarán a la segunda fase, con una musiquilla que te anuncia una espera, y cuando ya te empiezas a despistar, incluso dormir, una voz robotizada te devuelve a la realidad y te dice atropelladamente algo así, como que te van a grabar, haciéndote sospechar que tal vez estés haciendo algo ilegal o de dudoso contenido. Ya de inmediato y sin más tiempo para recapacitar, empieza el baile de elegir otra vez el número correcto que te acerque por fin a la meta, la verdad es que ya ni te acuerdas de aquello que querías solicitar, pero parece que te van a pasar. Qué emoción, lo vas a conseguir. Pues no, el servicio comunica y de nuevo la voz robotizada, te informa que todos los operadores están ocupados en ese momento, y que debes volver a llamar. 
Este es solo un ejemplo, porque han aparecido métodos mucho más sofisticados de tortura para los humanos, a la hora de realizar trámites. Por ejemplo, tenemos el enorme entramado de sedes electrónicas de la Administración en el que cada una tiene su propia sede digital. Sistemas a los que tenemos que acceder obligatoriamente para cualquier gestión, porque no podemos elegir otra empresa que nos pueda dar el mismo servicio a mejor precio y con mejor atención. La libertad de mercado y de competencia, eso que promueven y nos piden a todas horas, solo es para los demás. 
Y en este punto, me produce mucha curiosidad imaginar que hubiera ocurrido si este bicho loco que nos ha invadido, se hubiera contagiado a través de la red de Internet, cual virus informático, devolviéndonos supongo, al uso del lápiz y el papel, y al trato personal. El confinamiento habría sido muy diferente, y estoy casi segura que hoy el mundo sería muy distinto, estaríamos como dicen ahora, reinventándonos, y sospecho que tal vez, seríamos un poquito más felices. 



Las más vistas

Opinión

Las puertas del Purgatorio

"Las puertas de la Catedral en las que trabaja Antonio López me han llevado a 'La Ciudad del Gran Rey' y con ellas no solo he renovado mi amor por la basílica, sino que me han devuelto, también, la capacidad de ilusionarme con un proyecto..."