LA COLUMNA

Carmen Tomás

Escritora y periodista en información económica


España necesita reformas

30/06/2020

El INE ha confirmado que la economía española se contrajo en el primer trimestre del año un 5,2% como había adelantado. Es importante anotar que el cierre de la actividad se produjo en la segunda mitad de marzo y que los datos que vamos a conocer sobre el segundo trimestre van a ser demoledoras. La AIReF pronosticó hace unos días una caída del PIB del 14% y el Banco de España superior al 20%. También han sido aterradoras las previsiones para 2020 de otros organismos internacionales como el FMI. El Gobierno, a pesar de esta realidad y de los avisos de los empresarios y autónomos, ha decidido extender los ERTE sólo hasta septiembre y seguir cobrando impuestos como si no pasara nada o casi nada. Hay sectores económicos que aún no han levantado la persiana, otros lo han hecho a medias y muchos no lo harán más.

Y el Gobierno no sólo no ha escuchado a los que componen el tejido productivo sino que juega con mandar el perverso mensaje de que va a subir los impuestos o reformar la reforma laboral. La excusa es la de siempre, que España recauda mucho menos que sus socios europeos. Sin embargo, la economía es justo lo último que necesita. Las empresas y los autónomos están funcionando a un ritmo lento, las ventas no levantan cabeza, los costes son altos y los mismos que cuando tenían actividad. Sería, por tanto, una locura subir impuestos, cotizaciones o introducir una mayor rigidez en el mercado laboral.

No cabe duda de que en los próximos meses va a ser decisiva la ayuda europea y la forma en que se otorgue. De que va a ser condicionada ya nadie duda. Pero, es importante saber qué reformas nos van a pedir y sería muy bueno que lo hicieran. Hace apenas unos días, el BBVA publicaba un informe sobre el sistema de pensiones y avisaba muy claramente de que tal y como está ahora, si no se introduce ninguna reforma, es insostenible y abogaba por ir acercándonos al sistema sueco, un mix de público y privado. Urgen reformas y tomarse en serio las cuentas públicas. Si la exigencia bien de Europa, bienvenida sea. Pero, lo importante es que se haga.



Las más vistas