scorecardresearch
Belén Delgado

Plaza Mayor

Belén Delgado


Una batuta verde para Glasgow

14/11/2021

Es posible que la cumbre climática de Glasgow haya generado más emisiones de las que trataba de impedir. ¿Habrá medido alguien el gasto de los aviones a reacción de los 200 líderes mundiales y los 25.000 acreditados en la capital escocesa ? ¿Se ha establecido cuántos árboles se han talado para la impresión, copia y reparto de los diferentes borradores del (no) acuerdo final? Una gaita todo.
Los países se instan unos a otros a comprometer un descenso de sus emisiones de aquí a no sé qué plazo (2030... 2040...2050). Lo de cada cumbre. Pero después no hay árbitro. Como aquellos partidos de fútbol que echaban los niños de mi cole con dos piedras como porterías. La decisión de qué era gol (por alto o por los laterales) merecería su propia cumbre. Al menos, los chavales sí cumplían.
Sé que es fácil criticar estas 'performances' climáticas mientras gruñimos delante del surtidor de gasóleo que nos cobra 25 euros más que hace dos meses por la misma cantidad de crudo que, encima, nos tenemos que servir nosotros mismos. Queremos soluciones de nuestros gobernantes, pero que no nos toquen los tres coches que tenemos en la familia (uno por cabeza) y que, si nos hacen cambiar la caldera de gasóleo para instalar placas solares, que nos lo subvencionen ellos. Que el anfitrión en Glasgow fuera un bufón de corte como Boris Johnson y comparara al mundo con un James Bond intentado desactivar la bomba mientras el reloj marca 5, 4, 3, 2, 1... no le quita dramatismo. En las pelis salta el stop justo cuando ya asoma el 0. En la vida real, somos tan egoístas que sólo pensamos en que el drama climático ocurra cuando ya no estemos. 
Hoy el Real Coliseo Carlos III de El Escorial celebrará un concierto para plantas.  Es otra 'performance', en este caso del artista vallisoletano Eugenio Ampudia, que ya estrenó antes en el Liceo de Barcelona. Allí fueron 2.292 macetas asistentes. Nadie más. No consta que el ficus del palco molestara al bambú del gallinero. El provocador artista los llama Conciertos para el Bioceno, con los que quiere poner la vida en el centro de todo. El arte aporta su ramita verde en Glasgow. Por si un día les dejamos coger de nuevo la batuta.