Plaza Mayor

Carla Martín


La historia interminable

01/12/2020

Publicado el 1 de diciembre de 2020, este cuento de ciencia ficción narra la historia de los habitantes de un planeta llamado Burgos. Muchos eran felices, rodeados de amigos, viviendo en los bares, durmiendo en los cines.
Un día, un bichito que se parece mucho a las luces de Navidad de la calle Santander se comió sus ilusiones y costumbres. Casi de un día para otro, los ciudadanos de ese planeta, los burgaleses, dejaron de ir a los bares, al cine o al teatro y comenzaron a caminar más despacio. Ya no había prisa. Las calles se llenaron de repente de gente que no sabía a dónde ir. Andaban sin rumbo con la boca tapada balando más que nunca. Sus teléfonos no paraban de sonar. Eran su tío el de Cuenca, un amigo de la infancia o el tendero de la esquina, que se aburrían.
No les he contado que los personajes de esta historia son seres mitológicos. Faunos concretamente. Unos, los que viven en el número 1 de la Plaza Mayor, están como una cabra y otros, los ciudadanos de a pie (o de a pezuña), son un poco cabritos. Disfrutan llevando la contraria y nunca les gusta lo que se les ordena. Cuando el bichito con cara de luces les cerró los bares, montaron sus propios locales en casa o en la calle. Cuando les dijo que no podían salir de su planeta, les entraron muchísimas ganas de conocer otros lugares. Hacen trampa jugando a las cartas y eso le encanta a nuestro malvado alumbrado.
Este cabrito, que es el más cabrón de todos, se fue haciendo más fuerte. Se alimentaba de vidas y de sueños. Comía mucho, demasiado, pero lo que no sabía el villano de esta historia aparentemente interminable es que existe una luz que brilla mucho más que él. Se llama Sol y, un día, con la ayuda de todos, conseguirá salir.