El mirador diplomático

José Ramón Remacha


A la portuguesa

05/06/2020

Portugal solo tiene una frontera terrestre, precisamente con España, que tiene cuatro. Y Portugal es el país más próximo porque tiene una frontera permeable. En casi toda su longitud es principalmente. Coincidiendo con muchos ríos. No solo con el Duero, el Tajo, el Guadiana y el Miño sino con muchos otros más pequeños. De esta circunstancia resulta una cercanía. Mayor que la de España con Francia, Andorra o Marruecos. No hay Pirineos ni Estrecho que separen.
Pues bien, la frontera lusitana está cerrada por causa del coronavirus de manera semejante a otras europeas con fuertes limitaciones. Pero el gobierno portugués espera recuperar sus recursos por turismo y confía en que pronto habrá un consenso a nivel de la Unión Europea para abrir las fronteras al turismo de manera controlada.
En fecha ya lejana, el 13 de marzo, decretaron un estado de Emergencia que implicaba la implantación del confinamiento y demás medidas aconsejadas por la OMS. Las calles vacías y la población recluida voluntariamente desde el principio. Así han atravesado el largo camino de esta pandemia para llegar a una coyuntura que hoy permite pensar en el restablecimiento de la normalidad fronteriza. 
La opinión internacional es elogiosa sobre la gestión lusitana contra la pandemia. Se dice que el estrago del Covi 19 no rebasa el índice del 0,13 por mil. La clave de esta gestión ha sido el espíritu de unión a nivel nacional muy por encima de las diferencias de ideología entre los partidos que dominan la escena política. Uno el PS, de centro izquierda, que está al frente del gobierno y el otro el PSD, de centro derecha, cuya ideología es muy distinta. Ese consenso se manifiesta en el hecho de que el líder de la oposición al iniciar el camino de la Emergencia le dijo a Antonio Costa, su adversario político: «Valor, nervios de acero y mucha suerte. Porque tu suerte en esto será la suerte de todos». Y así ha sido. No ha habido discrepancias a la hora de conseguir medios de protección, de control y de pruebas para contener la propagación. 
Terminan aquí los comentarios sobre este maligno coronavirus internacional. Que no volvamos a ellos en mucho tiempo.



Las más vistas