scorecardresearch
Carmen Hernando

Desde la campiña

Carmen Hernando


Llevar la contraria

14/05/2021

Hace más de un año que comenzó la pandemia en España, y con tanta confrontación política sobre los estados de alarma, las restricciones y demás, corremos el riesgo de perder la visión global de lo que cada partido político ha defendido durante este tiempo. Por eso, de vez en cuando conviene recordar las declaraciones de unos y otros para otorgarles el valor que se merecen. Yo la verdad es que no salgo de mi asombro con el cambio de opinión constante de algunos y, sobre todo, con el desparpajo y aparente convencimiento con el que defienden una cosa y la contraria. Como si no hubiera hemerotecas, ni YouTube, ni tuviéramos nadie memoria de más de dos días. 
Cuando estalló la pandemia en marzo de 2020, se aprobó un estado de alarma que se prorrogaba cada 15 días en un ejercicio casi agónico debido al esfuerzo que el Gobierno tenía que dedicar a buscar los apoyos suficientes para aprobarlo. En las 6 prórrogas, el Partido Popular votó 3 veces a favor, 2 en contra y una vez se abstuvo. Al mismo tiempo, no dejó de criticar la centralización de la gestión de la pandemia y de exigir una cogobernanza de las comunidades autónomas. Pues bien, con el fin del estado de alarma, el 21 de junio de 2020, la mayor parte de las decisiones respecto a la gestión de la pandemia se trasladaron a las Comunidades Autónomas, bien directamente, bien a través del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Entonces el discurso del PP cambió: lo que se recriminaba al Gobierno era haber abandonado a las autonomías y la falta de criterios homogéneos y de toma de decisiones centralizadas.
Con el nuevo estado de alarma de octubre de 2021, vuelta a empezar. Se aprobó con los votos en contra del PP, y ahora que ha finalizado critica de nuevo al Gobierno por dejar solas a las comunidades autónomas. El caso es llevar la contraria; parece su único objetivo.
Y mientras tanto, los españoles nos preguntamos por qué cuesta tanto que nuestros políticos remen en la misma dirección; qué tiene que pasar para que esto suceda. Y nos contestamos con tristeza que si una pandemia no ha sido suficiente, nunca ocurrirá.