El Rincón de...

José María Vicente


Mirando cerca

26/05/2020

En estos días se multiplican los contactos de todo tipo cuyos protagonistas buscan encontrar acomodo cuanto antes en esta nueva realidad a la que parece estamos abocados por la pandemia de la covid-19. Las reuniones a distancia se han popularizado y hemos aprendido aceleradamente. Ya nos respetamos el turno y escuchamos más que intervenimos. Esto es un avance que espero se consolide cuando las reuniones vuelvan a ser presenciales. Por razones de trabajo yo estoy asistiendo a muchas de estas reuniones telemáticas en las que participan políticos de todos los partidos con responsabilidades a nivel local, provincial y regional fundamentalmente. Alguna, las menos, también a nivel nacional. Lo que observo es que el discurso en este tipo de reuniones en muy diferente al discurso que se ha instalado entre los líderes políticos nacionales. Escuchando a Sánchez, Casado, Iglesias y compañía uno siente los navajazos muy cerca lo que no se corresponde cuando los interlocutores son políticos de rango más local. Veo muchas más disposición a la comprensión y al diálogo en el ámbito cercano que a nivel nacional. Supongo que todo tiene que ver con el mensaje que hay que transmitir a la ciudadanía a través de los medios. El terreno de juego hay que fijarlo a golpe de titular o de rueda de prensa. Hay que dejarlo suficientemente embarrado para que luego quienes saquen las castañas del fuego sean los jugadores de verdad achicando balones o corriendo la banda.
Creo que hay buenos ejemplos en la política local de Burgos con un Alcalde tratando de dar juego a todo el mundo consciente de que el marrón que le ha tocado en suerte no lo puede asumir en solitario. Y algo de esto también está pasando en la política regional donde el clima de colaboración puede permitir llegar a acuerdos indispensables para tratar de salir de esta con el menor daño posible. Esto es la realidad de las cosas y no esa campaña con la que nos hemos desayunado ayer en la que el Gobierno dice que salimos más fuertes. Quizás el eslogan lo haya parido el mismo que diseña las preguntas del CIS sobre el estado de nuestra economía.



Las más vistas