Punto Nemo

Rodrigo Burgos


Orgullo y tradición

04/05/2021

El pasado 18 de abril pude ver en directo, desde Balaídos, el partido de la liguilla de la segunda fase para la clasificación al play off de ascenso a Segunda División. El Celta B se enfrentaba al Burgos CF, y como burgalés afincado en Galicia pude moverme sin restricción por la comunidad para, por gentileza del Real Club Celta de Vigo, asistir al encuentro. Siempre he seguido al equipo. Este siglo, con el desánimo de acumular un traspiés tras otro unido a una sucesión de malas gestiones, y como única alegría que llevarme al cuerpo, vivir algún ascenso desde Tercera. A pesar de eso, mirar el resultado los domingos por la tarde o buscar en estas páginas la clasificación de los lunes, forma parte de una rutina que asocio al arraigo y el orgullo de pertenencia. Para los que nos criamos entre el gol de Eizmendi en Salamanca, y el 4-0 a la Real Sociedad que nos ponía líderes en Primera, hace falta poco para encender de nuevo la chispa de una ilusión. Imagino que me siento igual que toda la ciudad, que será de las pocas en haber tenido dos equipos en Primera División y haber sufrido la desaparición de los dos. Pero el fútbol en Burgos es un ave fénix que resurge una y otra vez. Así que en Vigo me planté con mi camiseta de la última temporada que estuvimos en Segunda, aquella que patrocinaba nada menos que Patrimonio de la Humanidad. Contenidamente, puesto que creo era el único aficionado blanquinegro entre una mancha celeste, vibré con un equipo muy bien trabajado, con oficio y hambre y con algunas individualidades propias de categorías superiores. A pesar del empate, volví a casa convencido de que podemos subir, y al permitirme volver a soñar, no pude evitar que afloraran de nuevo los temores de descalabros pretéritos, de dirigentes a la fuga dejando pufos que hunden equipos. Fuimos campeones en tirar en los despachos lo que nos ganábamos en el césped. Como dice La Hinchada del Arlanzón, bajamos al infierno para luego volver. Que no nos vuelva a pasar. ¡Aúpa Burgos!
    @RodrigoBurgosOr.