Sin entrar en detalles

Rosalía Santaolalla


Qué lugares

21/05/2020

Con el paso del tiempo, una descubre que las expresiones de las madres sirven casi para todo y que siguen vigentes para el mundo adulto. Que os dan esto y os tomáis hasta aquí: a quién no le han dicho eso alguna vez. Porque no tenemos paciencia o porque siempre queremos más. O igual porque quienes se están saltando una sencilla norma con fecha de caducidad no han visto cómo toca la Covid-19 de cerca. Que se comporta de forma imprevisible. Que puede ser devastador y que, incluso después de superarse, puede dejar graves secuelas físicas y psicológicas. Convendría recordarlo cuando tengamos la tentación de hacer un corrillo en el parque mientras los críos echan unos balones o improvisar una tertulia en la puerta de un local con café. Que en esta fase sigue siendo para llevar. 
En esta descorazonadora situación en la que parece que solo podemos defender nuestras posiciones atacando las de los demás, leí el otro día un amargo lamento de alguien porque los medios dedicamos más tiempo y espacio a cómo podrán abrir los bares que a cómo queda lo de ir a teatros o bibliotecas. Y con eso concluía que venía a decir mucho de nuestro país. Además de que cada vez que escucho esa expresión me quedo con ganas de que desarrollen el argumento (vale, dice mucho, pero qué dice), la idea no deja de estar envenenada. Que bares y restaurantes son el lugar de socialización por excelencia, no solo en España, lo demuestran el Café de Doña Rosa en La Colmena de Cela hasta el Central Perk de Friends; el Gijón, el Tortoni, la Studio 54 y hasta el extinto Arriaga. 
Quien reduce un bar a un mero tirador de cañas olvida, además, que muchos han sido, son y espero, serán escenario de conciertos, tertulias, presentaciones de libros, actuaciones teatrales, clubes de lectura: lugares donde han nacido pactos, proyectos, amistades y colaboraciones. Seguro que ya tienen alguno de estos sitios donde están deseando volver. Como al cine, los museos, las salas de conciertos, la biblioteca, los teatros. Mi amigo Paco Berciano inaugurará la fase 1 tomándose un vino en una terraza. Y yo con él. 



Las más vistas