scorecardresearch
Luis Miguel de Dios

TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


Médicos

21/09/2021

Si usted quiere hacer una casa, tendrá obligatoriamente que disponer de ladrillos, piedras, cemento, tejas, en fin lo imprescindible. Ya puede usted contar con los mejores proyectos, diseñados por el arquitecto más prestigioso, que si faltan los elementos citados no habrá edificio ni nada que se le parezca. Salvadas todas las distancias y considerando que las comparaciones son odiosas, lleve usted el caso a la tan traída, llevada y nunca ejecutada Reforma Sanitaria y, especialmente, a la Atención Primaria en el mundo rural. Planes y más planes. Elucubraciones, declaraciones, estudios, consultas. Que si reapertura total o parcial de los consultorios médicos, que si asistencia presencial, que si cita previa, que si atención telefónica, que si traslado de enfermos de los pequeños núcleos a cabeceras de comarca, que si tantas o cuantas cartillas por sanitario, que si…De acuerdo, hay que hablar de todo ello y ponerlo sobre la mesa, pero nada se adelantará si no se resuelve el problema esencial: la falta de médicos. El papel lo aguanta todo. Ahí va una reforma modélica, genial, del siglo XXII, un prodigio de preparación y de gestión, pero, amigo, faltan médicos y ATS en los centros de salud. Y dicen, repiten, insisten, las autoridades regionales en que no se encuentran sanitarios. ¿El lío ha surgido ahora? Para echarse a reír si no fuera tan grave el asunto. En veintitantos años de gobierno del PP con las competencias transferidas (de Aznar a Lucas), ¿nadie se dio cuenta de que escaseaban los médicos, de que no se cubrían todas vacantes, de que las plantillas envejecían sin relevo a la vista, de que doctores y ATS se iban a otras comunidades porque les pagaban mejor y tenían más oportunidades laborales, de que nadie (o pocos) quería ir, sin incentivos especiales, a comarcas montañosas, aisladas y mal comunicadas?, ¿nadie se dio cuenta de todo esto?, ¿nadie vio venir el desastre? Y ahora no hay médicos, pero tampoco se toman medidas para hacer apetecible un puesto de trabajo en estos pagos. Y se van a jubilar miles de ellos en los próximos cinco años. ¿No merece este problema una Solución de Región o sea, menos broncas y más unión?